A través de una carta publicada en la web de la iglesia, el arzobispo Ricardo Ezzati se bajó del tradicional Te Deum de fiestas patrias.

El documento parte señalando que “Durante cinco días en Punta de Tralca hemos reflexionado acerca de la profunda crisis que vive nuestra Iglesia, la cual exige de nosotros cambios urgentes, partiendo por una opción concreta y preferencial por los que sufren”.

En este sentido señala que “Comprendemos que debemos recorrer un largo camino para hacer que Cristo se engrandezca mientras nosotros nos empequeñecemos”.

Luego de citar al papa Francisco, Ezzati explica que “Tras una profunda reflexión sobre el sentido de esas palabras, considero prudente no encabezar nuestro tradicional Te Deum por la Patria del 18 de septiembre”.

La argumentación de la determinación tiene que ver con que “Como pastor quiero contribuir a la construcción de un mayor clima de confianza y de convivencia nacional, y espero que esta decisión sea un paso en esa línea, que permita celebrar con mayor armonía una fecha importante para el país”.

Ezzati dice que le duele que su nombre “concite diferencias y dudas” y asegura estar comprometido con las víctimas de “cualquier abuso”.

Más adelante sostiene que “Tengo la certeza de que nunca he encubierto ni he obstruido a la justicia y cumpliré con mis deberes ciudadanos de aportar todos los antecedentes que contribuyan a llegar a la verdad”.

Finalmente, Ezzati informa que “Le he pedido al Deán de la Catedral, monseñor Juan de la Cruz Suárez, quien tradicionalmente recibe a la comunidad y a todas las autoridades en su calidad de dueño de casa, que presida esta ceremonia republicana de carácter ecuménico al servicio de la paz y la unidad de la nación”.