En marzo de este año, la ONU ofreció formalmente el cargo de alto comisionado de Derechos Humanos a la expresidenta Michelle Bachelet, luego de que el diplomático jordano Zeid Ra’ad Al Hussein decidiera no repostular al mismo.

Una vez que el secretario general de la ONU, António Guterres, estuvo al tanto de esta situación, ordenó iniciar el proceso de búsqueda del nuevo encargado, y según La Tercera, Bachelet fue una de las figuras más consideras para ello.

El perfil de la exmandataria, quien ya estuvo a la cabeza de ONU Mujeres antes de su segundo período presidencial, agradaría por su defensa y promoción de los derechos humanos durante su carrera política, así como también por la experiencia que tiene en instancias internacionales. Por estos motivos, de acuerdo al mismo medio, el ofrecimiento fue reiterado hace tres semanas por la jefa de gabinete de Guterres, María Luiza Ribeiro Viotti.

En caso de aceptar el cargo, Bachelet tendría que mudarse a Ginebra (Suiza) por cuatro años, algo complejo de realizar luego de que decidiera permanecer en el país para acompañar a su madre, Ángela Jeria, próxima a cumplir 92 años.

La ONU, por su parte, expresó que necesita una respuesta a corto plazo, ya que el comisionado debe asumir en septiembre de este año.