La revista Paula sometió a la diputada comunista, Karol Cariola, a un entretenido ejercicio en el que le pide responder a un cuestionario, poniéndose en el caso de que hubiera nacido hombre.

Aceptado el desafío, la parlamentaria asegura que se llamaría Ricardo, sería un bisexual de ojos azules interesado en la poesía y practicaría patinaje.

Por su parte, avisa que tendría espíritu feminista y se saldría de cualquier grupo de WhatsApp en el que sus amigos compartieran porno.

En otros pasajes, Cariola sostiene que “sería medio perno, creo. Me vestiría semi formal; con camisita, pantalones de gabardina y zapatos en punta”.

Añade que “sería ciclista. Tengo bicicleta y ando muy de repente porque los tramos que hago son muy largos. Pero si fuera hombre, quizás andaría más”.

A su vez, la diputada asegura que seguiría siendo matrón”, por que “no creo que las profesiones tengan género. Me encanta la idea de que hayan matronas y matrones”. Pese a ello, argumenta que “sería diputado, como ahora. De hecho, si fuera hombre probablemente hubiera sido más fácil porque los hombres en nuestro país tienen más posibilidades de desarrollarse en política. Pero eso lo estamos revirtiendo de a poco”.

Al ser consultado por el método anticonceptivo que usaría con su pareja, contestó que “usaría condón de todas maneras porque es el único método que te protege del contagio de enfermedades de transmisión sexual. Es muy lamentable porque son bien limitados los métodos anticonceptivos que pueden ocupar los hombres. Desde mi rol matronil trataría de crear otros métodos anticonceptivos para que no tenga que ser la mujer la que esté tomando siempre pastillas. Y nunca obligaría a mi mujer a que ella tuviera que ocupar un método anticonceptivo, porque eso me parece injusto”.

Metiéndose en la potente brecha salarial que existe entre hombres y mujeres, afirmó que “sería activista y acompañaría a las mujeres en esa lucha. Sería un hombre feminista, sin lugar a dudas, y en el contexto de una sociedad patriarcal estaría trabajando activamente para terminar con esa brecha. Sería autor del proyecto Igual pega, igual paga que está en el Congreso”.

Si estuviera en un grupo de WhatsApp en el que compartieran porno, Cariola juró que “no sé si me gustaría el porno, aunque dicen que la estructura del cerebro del hombre es distinta. Al menos en la revista de Homero Simpson, se muestra que el sexo ocupa una parte importante del cerebro masculino. Creo que me saldría del grupo, porque no me gusta que se utilice el cuerpo de la mujer como un objeto de recreación carnal o sicológica”.

En otros pasajes del cuestionario, la ex dirigenta estudiantil aclaró que “quizás sería bisexual. Me parece que es más natural al ser humano, ya que no creo que seamos heterosexuales por naturaleza.