Antes de deslumbrar al mundo de la pelotita, Arturo Vidal fue un jugador “malo y desordenado” que estuvo a punto de ser desechado por su club de origen.

Así lo admite Patricio Contreras, estratega de las inferiores albas que coincidió con el Rey en la sub 11 de Colo Colo.

En diálogo con Emol, Contreras recuerda que Vidal “no tenía el nivel” para jugar con sus compañeros. “Yo tenía un plantel espectacular así que Arturo no tenía cabida en mi equipo. No era considerado. Futbolísticamente, en ese tiempo, era malo y además desordenado”, profundiza el deté.

“Vidal no tenía el nivel que tenía el resto, no tenía el nivel futbolístico ni físico, porque era bajito. Lo que sí tenía el Arturo y hasta el día de hoy lo conserva era la perseverancia. Estaba siempre ahí. No fallaba nunca”, rememora Contreras, quien confiesa que incluso pensó en deshacerse del volante nacional: “Varias veces (pensé en echarlo de Colo Colo), porque era desordenado. Pero él con su buen humor me pedía perdón y yo lo perdonaba. Además que era muy esforzado”.

Consultado por si alguna vez imaginó que Vidal alcanzaría el nivel que lo ha llevado a ser el futbolista chileno con más títulos de la historia, Contreras admite que “No, nunca. Incluso pensábamos con el preparador físico y el entorno que no llegaría ni siquiera al primer equipo”.

Sin embargo, el punto de inflexión en el juego del jugador del Barcelona vino de la mano del “estirón” que se pegó cerca de los 15 años. “Ahí empezó a destacar. Se volvió un jugador tremendamente práctico, y un guerrero como sigue siendo hasta hoy en día. Jugaba de lateral, eso sí”, puntualiza Contreras.

“Ya grandote se puso a jugar muy bien. Y lo que siempre tuvo fue su perseverancia y la agresividad. No de ir a pegar patadas, pero agresivo en la disputa, fuerte en la marca, y nunca se quedaba tirado. Tú ves que se tira y se para de inmediato. Así llegó al primer equipo”, concluye.

Contreras además dirigió lo que considera la última “generación dorada de Colo Colo”, compuesta por jugadores como Claudio Bravo, Matías Fernández y Jorge Valdivia. A más de una década de este hecho, Contreras critica la forma en que la mayoría de los clubes trabaja sus series menores: “Estamos llenos de políticas atrasadas. Por ejemplo hay equipos que en sus cadetes todavía andan repartidos por todos lados, ni siquiera tienen canchas fijas”.