Un terremoto de magnitud 8,2 sacudió hoy las aguas del Pacífico entre los estados insulares de Fiyi y Tonga, sin que las autoridades informaran inicialmente de víctimas o daños, ni se emitiera una alerta por tsunami.

El Servicio Geológico de Estados Unidos, que registra la actividad sísmica en todo el mundo, situó el hipocentro a 559 kilómetros de profundidad bajo el lecho marino.

El mismo servicio situó la sacudida a 361 kilómetros al este de Suva, la capital de Fiyi, y a 451 al noroeste de Nuku’alofa, la de Tonga.

El Servicio de Alertas por Tsunami del Pacífico indicó que no esperaba que el seísmo provocara una ola destructiva y no emitió ninguna alerta.

Un portavoz del servicio geológico GNS de Nueva Zelanda dijo a Radio New Zealand que la profundidad del terremoto mitigó la sacudida en la superficie y el riesgo de tsunami.

Una vecina de Nuku’alofa indicó a la misma emisora que el terremoto duró entre 20 y 30 segundos pero que este solo causó pequeños daños sin importancia y que la normalidad volvió enseguida a la capital tongana.

El sismo fue seguido por varias réplicas, incluida una de magnitud 6,8 cuyo hipocentro fue localizado por USGS a 422 kilómetros de profundidad y a 397 kilómetros al sur de Suva.

Esta región del Pacífico sufre habitualmente terremotos de magnitud superior a los cinco grados.

La conocida como Cuenca Norte de Lau, situada entre Fiyi, Samoa y Tonga, en el Pacífico Sur, cuenta con decenas de volcanes submarinos activos localizados a entre 1.000 y 1.500 metros de profundidad bajo las aguas.

Según informó a través de redes sociales el Shoa señaló que el movimiento sísmico no reúne las condiciones para afectar las costas chilenas con un posible tsunami.