Culpando al “taco del peaje”, el gobierno explicó su fino retraso de 2 horas para llegar a la Comisión de Hacienda y presentar el proyecto de modernización tributaria que impulsa la gestión de Piñera.

Según consigna Emol, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín; y el titular de la Segpres, Gonzalo Blumel llegaron a las 12:55 horas hasta la oficina de partes de la Cámara, siendo que la sesión de la Sala estaba fijada para antes del mediodía.

Si no se ingresaba a tiempo, la iniciativa debía ser aceptada por unanimidad para dar luz verde a su ingreso en esta sesión especial que había sido requerida precisamente por el Ejecutivo.

“Sí, son dos horitas… son 300 páginas”, se excusaba Larraín, mientras que Blumel juró que “había taco en el peaje”.

Pese a los problemas, la iniciativa fue aceptada por unanimidad, aunque recién se comenzará a debatir el próximo mes. La semana distrital que comienza hoy fue el motivo para chutear la conversación.

“Hemos estado trabajando durante la noche, hemos dormido muy poco para llegar con este proyecto y es un proyecto que tiene 300 páginas: el mensaje, más el proyecto, más el informe financiero e informe de productividad. Y la verdad es que nos atrasamos un poco más de dos horas hoy día, a mí me hubiera gustado llegar, hicimos todo lo posible, no se pudo, lo lamento, pero centrémonos el debate, el análisis, en el mérito mismo del proyecto”, recalcó Larraín.

“A mí me hubiera gustado de habérselo comentado y analizado con la comisión de Hacienda, no se pudo hacer, lo entiendo”, lamentó.

El proyecto, dijo “estaba completamente terminado en su concepción”, pero tardaron en “poner las palabras específicas, el detalle de los proyectos el lenguaje jurídico, el informe financiero, el informe de productividad, pulir hasta le último detalle intentando entregar un proyecto de calidad”.