A través de un hilo de Twitter, el diputado frenteamplista del Movimiento Autonomista, Diego Ibáñez, entregó su visión sobre el origen de los problemas ambientales que vive la zona de Quintero y Puchuncaví, que esta semana han tenido dos episodios contaminantes que han mandado a decenas de niños intoxicados a centros de salud.

A continuación el relato que hizo el parlamentario en la red social del pajarito:

En Concón, Quintero y Puchuncaví, el año 1955 las autoridades decidieron crear un parque industrial sobredimensionado, partiendo con Refinería de Petróleo Concón y Chilgener. Los años siguientes se sumó el complejo industrial Ventanas: Codelco, Termoeléctricas, y mucho más.

En la zona viven cerca de 40 mil personas. Se creó un Plan de Descontaminación el ’93, sin efectos. El 2011 se intoxicaron 20 alumnos y 7 profes en Escuela La Greda. Se crea comisión investigadora en el Congreso y se determina que Codelco y Aes Gener cumplieron plan, pero que éste no bastaba.

La contaminación destruyó la pesca artesanal, el turismo local, a cambio de ser una zona estratégica para el dllo. del resto de la región y de Santiago. Lo más notable es que la contaminación es “legal”, porque la norma ambiental es absurdamente permisiva.

Los problemas se profundizan los años que vienen: detección de metales pesados en 14 escuelas, derrames de hidrocarburos en Quintero, nubes tóxicas e intoxicaciones. Se naturaliza y las autoridades dan parches evento tras evento. Y así, llegamos hasta hoy!! No más zonas de sacrificio.

La negligencia de las autoridades es tal que el 2017 la Contraloría rechazó el nuevo plan de descontaminación por inflar datos de contaminantes. Esta semana preparamos nueva comisión investigadora para encontrar responsables y proponer nueva normativa ambiental coherente con OMS.

Hoy hicimos entrega de las propuestas de la comunidad a Sebastian Piñera para poner fin a la zona de sacrificio en Quintero y Puchuncaví. Basta de violar derechos de niños/as y sus familias. En democracia no pueden existir ciudadanos de segunda categoría.