La actriz Daniela Vega fue entrevistada en extenso por CNN Chile y allí se refirió a varios temas contingentes como la Iglesia Católica, el feminismo y todos los hechos protagonizados por la intérprete este año.

En ese sentido, se refirió al 2018, un año que estuvo marcado por el Oscar que recibió la película “Una Mujer Fantástica”, donde ella fue protagonista y además presentadora del certamen. “Ha sido un año vertiginoso, porque partió con el Oscar, es como que la semana empezara un día sábado. Fue muy bonito y ahora ya la Mujer Fantástica ya quedó ahí y ahora estoy encarando lo nuevo que viene (…) Estoy estudiando y escribiendo un libro, cosa que me tiene yendo hacia el pasado constantemente. Es un ejercicio interesante porque voy hacia lugares que habité y que dejé”, contó.

Además reconoció sentirse reconciliada con su propia historia y con el niño que alguna vez fue: “Sigue estando ahí, está en la foto, ese nombre está en mi carnet. Yo estoy súper conciliada o reconciliada con mi propia biografía, no reniego de quién soy, no busco ser otra persona. Cada vez que me preguntan que si hay dos personas distintas dentro de un mismo cuerpo, o dos historias distintas, yo diría que no. Sigo siendo la misma persona, solamente que ahora soy mucho más feliz.

Así mismo, expresó que si la celebración del premio en La Moneda hubiera sido en manos del actual presidente Sebastián Piñera, ella no hubiera participado: “No (habría asistido), porque soy fiel a mi sentir y porque las cosas que no me nacen hacer no las hago por compromiso. Le habría ido a mostrar el premio a Zurita, no sé”, expresó.

También se refirió a la crisis de la Iglesia Católica y sus lídere chilenos. “Nada, me podría decir que hay una mirada muy obtusa de la realidad (…) yo lo invité a conversar conmigo y no recibí respuesta y creo que ya no es momento de seguir refiriéndose a él, primero porque está imputado, segundo porque vamos a ver qué pasará con la investigación y tercero porque el juicio público ya está hecho. Si te digo algo no va a ser nada nuevo. Si tus hablas de amor y estás todos los domingos haciendo cruces en el aire y hablando del amor de Dios y no lo sientes en el corazón… hay algo que cuestionarse”.