“Naranjas falsas en los naranjos del Palacio de la Moneda. ¿Habrán considerado que la visita ilustre se de por enterada? Dioh mío que vergüenza”.

Con el mismo tono del tuit de la conductora radial Matilda Svenson, cientos de usuarios condenaron y se burlaron de la táctica del gobierno para aparentar más naranjas en uno de los patios de La Moneda a propósito de la visita del jefe de Estado español.

Algo similar escribió el periodista Mauricio Jurgensen, quien escribió en Twitter, “A propósito de “montajes”, las naranjas colgadas en La Moneda. Tan doméstico y tan simbólico a la vez”.