“Yo quiero agradecerles pero también pedirles perdón por una humillación gratuita de un grupo de grupo de canallas, parlamentarios miserables, que nunca han hecho nada por la comuna, que lo único que hicieron fue ganar y mandarse a cambiar de la comuna”. Esa fue la polémica denuncia realizada por Rodolfo Carter, alcalde de La Florida, en la celebración del día del dirigente social realizada en Espacio Riesco.

Frente a un público de 4 mil personas, el edil expresó que actualmente en La Florida “no hay ni un solo parlamentario, salvo mi hermano, que viva en La Florida. Todos se han ido porque les quedó demasiado chica la comuna”.

Sobre las polémicas frases que apuntan a parlamentarios del distrito 12, que reúne a las comunas de La Florida, La Pintana, Pirque, Puente Alto y San José de Maipo, uno de los aludidos, Miguel Crispi, alzó la voz: “Me parece muy triste que se utilicen fondos públicos para denostar a otros representantes políticos del distrito. Yo entiendo que tengamos diferencias, que militemos en partidos distintos, pero en este caso creo que el alcalde Carter se pasó de la línea”.

Además manifestó que el hecho de no vivir en la comuna “es una crítica bien vieja y que no tiene que ver nada con lo que las personas esperan. Las personas esperan que sus representantes conozcan sus problemas y eso se hace trabajando, poniendo los pies en la calle en la semana distrital en nuestro caso. Nunca nadie, salvo el alcalde Carter, me ha dicho esa crítica respecto de donde vivo”, expresó el diputado.

Los otros aludidos de la denuncia fueron Leopoldo Pérez(RN) Ximena Ossandón (RN), Miguel Crispi (RD), Pamela Jiles (PH), Camila Vallejo(PC) y Amaro Labra (PC). Todos menos Álvaro Carter (UDI), el hermano del alcalde.

Sobre ese punto Crispi aseguró que “todos parlamentarios que están haciendo la pega. Yo creo que su hermano quizás vive en La Florida pero no sé si está haciendo la pega”.

“El municipio tiene una deuda millonaria que tiene efectos en la salud, en la educación. Y él elige, probablemente, el lugar màs caro de Chile para celebrar a los dirigentes, que lógicamente merecen ser celebrados. Son más de 100 millones de pesos. De nuevo, yo creo que hay que celebrar a las juntas y dirigentes todos los días. Pero que no sea capaz de dar respuesta a la deuda financiera que tiene y después se gasta toda esta plata para hacer propaganda política y denostar a sus adversarios políticos, para eso usa la plata. Eso es gravísimo”, concluyó Crispi.