El 2 de septiembre del año 2011 el accidente aéreo del Casa 212 enlutó a Chile entero. Allí murieron 21 pasajeros y tripulantes, entre ellos el animador Felipe Camiroaga. Su fallecimiento, que fue motivo de múltiples homenajes en varios lugares y hogares del país, aún es una pena permanente en varios de sus seguidores y amigos.

Quizás una de las imágenes más reveladoras de que pena que vivieron cientos de personas por su pérdida, fue cuando Mauricio Bustamante y Mónica Pérez, visiblemente afectados por la noticia, tuvieron que parar: En vivo y frente a las cámaras, Mónica se quebró.

Revisa las imágenes: