Al menos diez niños ingresaron este martes al servicio de urgencias del Hospital de Quintero y Cesfam de Puchuncaví con síntomas de una posible intoxicación.

Acompañados por sus padres, los menores concurrieron a los diferentes recintos hospitalarios para ser asistidos. Según indicó la madre de uno de los afectados, los signos corresponden a mareos, náuseas y cosquilleos en las piernas.

Ante las alarmas el director del departamento de Salud de Quintero, José Acevedo, confirmó que “hay niños llegando desde dos o tres colegios”, además de señalar que los escolares están siendo examinados, dado que las mediciones no arrojaron contaminantes en el ambiente.

Este episodio se enmarca justo dentro de la vuelta a clases esta mañana, tras el levantamiento de la Alerta Amarilla decretado por las autoridades. Esta situación ha sido criticada por los vecinos de la Zona de Sacrificio.

De momento las autoridades no se han pronunciado oficialmente al respecto.