Comunicado oficial íntegro de víctimas en el caso Maristas:

Los sobrevivientes de abuso sexual en la infancia en el llamado Caso Maristas en Chile informamos a la sociedad que varios de nosotros hemos recibido una comunicación telefónica del Hno. Patricio Pino, en funciones como Provincial de la Congregación, informándonos que finalizó la investigación canónica a cargo del sacerdote David Albornoz y que
todas las denuncias realizadas por nosotros son reconocidas como válidas. Se nos ha explicado que este investigador ha recomendado las máximas sanciones para los religiosos denunciados.

Dicho informe sería evaluado por el Consejo Provincial, el Consejo General y luego el superior de la Congregación solicitará o no a Roma la expulsión de los delincuentes que abusaron de nosotros y que todavía se encuentran al
cuidado y resguardo de los Maristas en Santiago de Chile. En un retiro dorado, hace meses siguen en contacto con el
resto de la comunidad, vestidos y alimentados con el dinero que recaudan en los colegios maristas.

La información que tenemos se nos entregó por teléfono, no se nos envió una comunicación escrita como todas las demás congregaciones han hecho con los sobrevivientes, en un gesto mínimo de cuidado hacia nosotros.

Nos preocupa también la larga licencia del actual Provincial Saturnino Alonso quien supuestamente se encuentra visitando a su familia en España. Su nombre aparece en la investigación, ¿por qué no está en Chile disponible para la justicia?

La Congregación tampoco es clara respecto de la situación global de la mega causa: ¿cuántos religiosos incluye la investigación canónica? ¿Están incluidos los que encubrieron estos delitos y protegieron a los delincuentes? Sabemos que muchos de ellos viven en calle Sotero Sanz, no están aislados sino por el contrario, reciben visitas casi diarias del mismo Abel Pérez, ya expulsado. Recordemos que los datos entregados por la Fiscalía respecto de la cantidad de denunciados (25 involucrados) al interior de la Congregación de los Hermanos Maristas y las décadas en que las autoridades de dicha congregación ocultaron tales delitos, encienden una luz de alerta a toda la sociedad por cuanto dicha agrupación tiene actualmente bajo su cuidado sólo en Chile a más de 12 mil niñas, niños y adolescentes.

Exigimos a la Congregación de Hermanos Maristas que entregue todos los antecedentes que dispone sobre denunciados a la justicia chilena. Pero que también ponga en conocimiento de las autoridades judiciales aquellos casos que no han aparecido en los medios de comunicación. Es preocupante lo que se desprende de las declaraciones de los fiscales que intervienen en la investigación referidas a que la ofrecida colaboración de la Congregación es más obstrucción que ayuda.

Volvemos a denunciar la creación de instancias internas de investigación y ventanillas de denuncias al interior de los colegios maristas puesto que ello atenta contra el normal funcionamiento de la justicia. Nadie está por fuera de la Ley.

Pedimos a los medios de prensa y a la sociedad en general estar alertas. Una institución fundada para educar, para cuidar a la infancia, no está actuando con la debida celeridad para resguardar a las familias que hoy la frecuentan. Nunca más en silencio. Nunca más solos.

Jaime Concha Meneses.
Gonzalo Dezerega Bustamante.
Eneas Espinoza Gallardo.
Jorge Franco Rojas.
Isaac Givovich Contador.
Eduardo Rozas Honorato.
Eladio Valdés Arce.
+ otros sobrevivientes.