Las brechas de género persisten en el sistema financiero chileno pese a pequeños avances que han permitido reducir las discriminaciones hacia las mujeres, según un informe presentado hoy por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF).

El documento “Género en el sistema financiero 2018” fue presentado este lunes por el superintendente Mario Farren en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) ante la secretaria ejecutiva de ese organismo, Alicia Bárcena, y la ministra chilena de la Mujer, Isabel Plá.

Según el estudio, que tiene cifras actualizadas hasta diciembre de 2017, la brecha de deudores de crédito pasó de 44 puntos porcentuales en 2002 a 5 puntos en 2017.

Eso significa que en 2002, por cada cien titulares de crédito hombres había 56 deudoras mujeres, mientras que en 2017 la proporción llegó a 95 mujeres cada 100 hombres.

En el caso del acceso y uso de instrumentos de ahorro, como cuentas o créditos de ahorro, la brecha es 41 puntos porcentuales favorable a las mujeres.

Pese a esto, los saldos de ahorro y crédito son muy superiores para los hombres, lo que refleja diferencias de ingreso entre hombres y mujeres, precisó el informe de la SBIF.

Las cifras demuestran que las mujeres presentan un mejor comportamiento de pago que los hombres, con menores tasas de mora y cheques protestados.

La ministra de la Mujer lamentó durante su intervención que persistan las brechas de género en el sistema financiero pese a que las mujeres tienen un comportamiento más responsable.

“El desafío más importante de la banca es bajar las barreras para acelerar el progreso económico del país. Las chilenas, como lo ha demostrado el informe, tienen un mejor comportamiento frente al compromiso financiero que los hombres”, dijo Plá.

“A pesar de haber avances, persisten brechas y desconfianza, tenemos el desafío de poner fin a las discriminaciones y acelerar la equidad de género, es tarea de todos”, añadió.