El académico Gonzalo Rojas se encuentra enfrentado con la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), luego de que una estudiante del recinto comentara por un grupo privado de Facebook su opinión respecto al posible hostigamiento del docente con sus alumnos.

“Todo comenzó con un simple comentario en un grupo privado de los alumnos de Derecho por Facebook. Nunca creí que un comentario en una red social me causaría tantos problemas más adelante”, señala la estudiante al momento de realizar sus descargos por el complejo momento que atraviesa, consigna Emol.

Vale decir que en mayo pasado, la joven comentó en dicho grupo privado que “sorry, pero decir que profesores como Madrid o Rojas ‘nunca han tratado de manera injusta a un compañero: ni por su sexo, ni por su orientación sexual, ni por su tendencia política, ni mucho menos por su procedencia social’ es un poco tirado de las mechas jajaja yo también tuve con ellos y sentí que la realidad era bien distinta”.

Según su relato, a los pocos días recibió un correo del propio Gonzalo Rojas, en el que le pide ir a su oficina para explicarle su arremetida.

Al respecto, manifestó que “no respondí porque estaba en solemnes, y además sentía que no tenía por qué dar explicaciones sobre una opinión inofensiva en un grupo privado de Facebook”.

A su vez, precisa que luego surgieron varios mensajes de alumnos que le exigían explicar su post: “Algunos me recomendaban responderle porque Rojas les había comentado mi caso y ‘estaba preparando los papeles para un sumario’. Esta situación de hostigamiento me angustió y asustó muchísimo”.

Tras notar el revuelo generado, la estudiante soltó que le escribió un correo a Rojas “donde expliqué que era una opinión personal sobre su clase, que mi intención no era atacarlo a él sino referirme a sus actos discriminatorios. Su respuesta fue que ya era tarde y que ya me había denunciado ante el Consejo Ético y Disciplinario de la facultad”.

Aquí critica que dicho consejo la citó a rendir cuentas el mismo día que realizaría un importante examen que valía el 50% de su nota final.

La mujer reconoce que sintió mucho miedo, pues se estaba enfrentando a uno de los profes más influyentes de la Facultad de Derecho. Agregó que aunque intentó centrar su mente en el examen, la alta presión que tenía la hizo reprobar.

El consejo le dijo que unas disculpas públicas servirían de “salida reparatoria”. “Accedí solo para terminar rápido todo (…), pero el hostigamiento no paró. Empezaron de nuevo las llamadas, los mensajes de Whatsapp, mails e incluso mensajes de Facebook para que publicara las disculpas. Hoy en día existen muchos tipos de abusos, uno de ellos es el de poder a través de la intimidación, el uso del miedo y la manipulación. Lo más duro de todo es que lo tenemos normalizado, yo misma normalicé esta situación durante mucho tiempo. Sentí que era una agresora, no una víctima, y que me merecía esta sanción”.

Eso sí, recalcó que “me hicieron ver que yo no era la culpable, sino víctima del abuso de poder y de la red de protección que existe en nuestra facultad. Y eso había que condenarlo”.

Pues bien, la FEUC tomó parte del asunto y denunció el hecho manifestando que “¿Hasta cuándo hemos de soportar que determinados profesores crean estar por sobre los demás? Es momento de que todos, como miembros de una universidad, y específicamente ciertos profesores, entendamos la importancia del respeto al otro como base de una buena convivencia en comunidad”.

Junto con pedir una reformulación del Consejo Ético y Disciplinario, el centro de alumnos indicó que hubo una falta al “observar un proceso en que ha habido indefensión y sobrepaso de competencias”,

Agregó que “creemos que es justo darle la oportunidad de rendir su examen sin la presión de un proceso arbitrario en su contra”.

La FEUC también tomó parte por el caso de posible hostigamiento en contra de un alumno de periodismo que habló de su postura frente al movimiento feminista y que también tuvo que pedirle disculpas. La denuncia también incluye al profesor, Raúl Madrid, por “dichos homofóbicos” en redes sociales.

¿Qué dijo Rojas?

Según Emol, por medio de una declaración pública Rojas indicó que la Secretaría General le avisó que “se ha iniciado el proceso…se trata de una acción por haber defendido mi honra ante la agresión verbal de un alumno de Periodismo, habiendo obtenido satisfactoriamente reparación de su parte, una vez que funcionó el Ombuds de la universidad, la instancia de mediación”.

A su vez, apuntó que “por supuesto, me empeñaré a fondo en demostrar mi absoluta inocencia respecto de los cargos formulados, todos falsos”.

Se aclara que en el comunicado de Rojas en ningún momento se menciona a la estudiante que publicó sus comentarios en el grupo privado de Facebook.

En su escrito, el docente adelantó que pedirá “que se instruya el debido proceso en contra de quienes han vuelto a difamarme con la denuncia que motiva esta declaración: el alumno de Periodismo y la directiva de la Federación de Estudiantes”.

“A pesar de la gran tristeza que me provoca esta agresión, seguiré circulando por los pasillos de la universidad y haciendo mis clases con la frente en alto y la voz serena, como ha sucedido desde hace 43 años. Un intento tan descarado por afectar mi honra, vulnerar mis convicciones y dañar a la Facultad, no va a contar con la capacidad de mi libertad. Usaré todos los medios morales y jurídicos lícitos para defender mi honra, así como para perseguir en todas las instancias correspondientes, dentro y fuera de la universidad, las responsabilidades de quienes han hecho esta falsa denuncia y de quienes la han acogido a tramitación o la han cohonestado”, cierra.