El ex diputado PPD, Marco Antonio Núñez, enfrenta una querella en su contra tras la filtración de unas fotos íntimas de su ex pareja, Paula Arriagada, sin su consentimiento y que luego fueron expuestas a través de redes sociales.

Según un reportaje de Radio Bío Bío, la acción judicial fue presentada el pasado 7 de septiembre en el Juzgado de Garantía de Casablanca por la ex jefa de campaña del diputado Rodrigo González, quien acusa que el expresidente de la Cámara de Diputados la habría fotografíado semidesnuda cuando pololeaban.

Siempre en el documento, Arriagada se habría enterado de que una secretaria en el Congreso la había insultado mientras mantenía la relación sentimental con Núñez. De hecho, apunta a que en redes escribió: “Existirá alguien más maraca, zorra y puta que la Paula Arriagada? No creo, no lo he visto”.

En medio de su sorpresa, la denunciante se habría enterado, de la boca del propio Núñez, que su enamorado había sostenido una relación con la mujer en cuestión, que se basaba netamente en juntas de una o dos meses para tener sexo.

El medio asegura que Núñez le explicó a su amor que la funcionaria se sentía “despechada y loca” por la situación.

La cosa es que al tiempo después, la querellante recibió un audio por WhatsApp de la mujer, en la que le lanza: “Mira conchetumadre, deja de huevearme culiá porque a la próxima vez te tiro a la PDI. Estoy con Marco ahora, así que deja de huevearme hija de la grandísima puta, ¿me entendiste? Córtala, hueona, córtala, porque tengo cómo cagarte hija de la grandísima puta”.

La relación se fracturó y Arriagada le pidió a Núñez terminar la relación tras las elecciones internas del PPD.

Arriagada pensó que sus problemas habían terminado, sin embargo, el balde de agua fría llegaría cuando apareció una cuenta de Instagram en la que se podía apreciar una imagen del ex diputado con la secretaria en cuestión.

Posteriormente, dicha cuenta publicó una fotografía íntima en la que la querellante aparecía a torso desnudo. Según Arriagada, la imagen fue tomada sin su consentimiento cuando se cambiaba de ropa en una casa en Tunquén que compartía con el ex timonel de la Cámara Baja. Por deducción, acusa que el ex parlamentario fue el único que pudo haberle tomado la foto.

Tras bajar la cuenta, surgió otra en la que la querellante aparecía en ropa interior. La acción judicial dispara que “lo más grave es que esas fotos fueron tomadas por el expresidente de la Cámara de Diputados, mientras aún ostentaba el cargo de ‘honorable’”.

Arriagada sostiene que “aparecen en redes sociales fotos mías que yo no me saqué, pero que identifico perfecto cuándo fueron capturadas por Marco dentro de un contexto privado de pololeo que en ese momento manteníamos. Yo no le envié esas fotografías, ni menos autoricé su captura, y menos su publicación”.

Bío Bío trató de recoger la versión de Núñez, pero el ex diputado prefirió no hacer declaraciones.