La ultra derechista, Marine Le Pen, puso el grito en el cielo tras ver una foto en la que aparece el presidente de Francia, Emmanuel Macron, junto a dos jovenes. Uno de ellos se suelta ante la cámara y lanza un inesperado “oyuo”.

A través de Twitter, la presidenta del partido Agrupación Nacional disparó que “ni siquiera encontramos palabras para expresar nuestra indignación. Francamente, Francia no se merece esto. ¡Es imperdonable!”.

En tanto, Macron trató de poner paños fríos afirmando que “la razón por la que luché para ser electo frente a Marine Le Pen y que estoy hoy aquí hoy es porque quiero a todos los chicos de la República, cualesquiera que sean las tonterías que pueden haber hecho”.

Agregó que su objetivo y meta es ayudar a los jóvenes de Francia. Por su lado, recalcó que nada se consigue con los discursos de odio.

“Debemos dejar de pensar que no se puede sacar nada de nuestra juventud, porque es de color o porque en algún momento hicieron alguna tontería”, lanzó.