El cura Raúl Hasbún sencillamente explotó contra el programa de TVN, “El Informante”, todo esto tras la entrevista realizada al ex acólito Javier Molina, quien denunció por abusos sexuales al sacerdote Jorge Laplagne.

Según consigna Emol, en dicha conversación, Molina aseguró que Hasbún le había hecho “preguntas macabras” sobre esas situaciones sexuales que debió enfrentar, cómo por ejemplo, si es que sintió placer en el acto.

Pues bien, en conversación con El Mercurio, el religioso aseguró que todo lo que dijo Molina es mentira y criticó los “serios reparos éticos y jurídicos sobre el modo de realizar la entrevista”.

En este sentido apuntó que “fue unilateralmente empática, llena de apelaciones emocionales, lágrimas, suspiros del entrevistador. Con imágenes en las que aparecen mi rostro y mi nombre con la expresión ‘en la mira’. Esa es una expresión característica del cazador de animales y del francotirador, que dispara a hombres”.

Añadió que “esa sugestión de imágenes la encuentro gravísima”.

En otros pasajes, sostuvo que “no acepto este linchamiento mediático. Espero que estos autodesignados justicieros mediáticos algún día comprendan la cabal diferencia entre informante e infamante. La honra no se toca”.

“Es el único patrimonio de una persona, sobre todo si es un sacerdote”, cerró.