El huracán de categoría 4 Michael tocó hoy tierra cerca de Mexico Beach, en el noroeste de Florida, zona donde se registra una marejada ciclónica “mortal” y vientos “catastróficos”, informó hoy el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

En un boletín especial, el NHC indicó que el ciclón mueve vientos máximos sostenidos de 250 kilómetros por hora y rachas superiores, y se dirige rumbo nornoroeste a 22 km/h.

Desde hace años no ha llegado a la zona del “Panhandle” de Florida un huracán como Michael, que ha ido fortaleciéndose desde que este martes se adentró en el Golfo de México y hoy de madrugada llegó a la categoría 4 de la escala de Saffir Simpson, de un máximo de

En su último boletín, los expertos del NHC explicaron que los datos recabados por un avión “cazahuracanes” apuntan a un mayor fortalecimiento del ciclón, que genera rachas de viento todavía más intensas, que medios locales estiman en 280 km/h.

El nivel del mar sigue “aumentando rápidamente” a lo largo de la costa de la región floridiana del Pandhandle, y una estación del Servicio Oceánico Nacional en Apalachicola reportó una subida de 1,5 metros sobre el nivel del mar.

Sin embargo, las previsiones de los meteorólogos apuntan a que el nivel del mar podría subir en las próximas horas hasta 4,2 metros en la región debido a los fuertes vientos, la marejada ciclónica que provoca el ciclón y la subida de la marea, prevista para esta tarde.

El gobernador de Florida, Rick Scott, dijo hoy en rueda de prensa este es el peor ciclón que se “haya visto en el Pandhandle en 100 años” y alertó a los que no obedecieron la orden de evacuación obligatoria que ya es “demasiado tarde” para abandonar la zona y les instó a buscar refugio “inmediatamente”.

“No salga a la calle en medio de esto (…) No va a sobrevivir. Es mortal”, dijo Scott, quien ordenó el despliegue de 2.500 integrantes de la Guardia Nacional de Florida para participar en operaciones de ayuda humanitaria, mantenimiento de la seguridad y búsqueda y rescate de personas.

Tras tocar tierra, el NHC prevé que Michael se dirigirá hacia el noreste a través del sureste de Estados Unidos a partir de esta noche o el jueves y luego se alejará de la parte media de la costa atlántica del país el viernes.