La Corte Suprema condenó a diez años de prisión a tres antiguos agentes de la dictadura de Pinochet, por el secuestro y torturas de dos opositoras al régimen en los años 1974 y 1975, según informaron hoy fuentes oficiales.

Según el fallo de la Sala Penal del máximo tribunal, los brigadieres Miguel Krassnoff Martchenko y Pedro Espinoza Bravo fueron condenados por el secuestro y aplicación de torturas a Eva Palominos Rojas, y Patricia Zúñiga Barrios, a quienes mantuvieron “encerradas e interrogadas bajo torturas atroces causándoles grave daño”, detalla el fallo.

Un tercer agente, el exoficial de Carabineros Gerardo Godoy García, fue sentenciado a una pena similar por delitos similares en perjuicio de Patricia Zúñiga.

Los tres se encuentran actualmente en prisión, cumpliendo largas penas tras ser condenados en numerosos juicios por violaciones a los derechos humanos, que en el caso de Krassnoff Martchenko suman ya 678 años de cárcel en un total de 72 fallos condenatorios.

El fallo subraya además que en ninguna parte del proceso que las prisioneras hayan cometido algún delito, “pero se acreditó que fueron secuestradas sin orden administrativa o judicial, luego conducidas a un recinto de detención clandestino, conocido como ‘Villa Grimaldi’, donde les aplicaron torturas atroces”.

Eva Palominos es hermana de Luis Palominos Rojas, un militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) detenido desaparecido, víctima de la “Operación Colombo”, que fue un montaje de la dictadura de Pinochet para encubrir la desaparición de 119 presos políticos en 1975.

En la parte civil, la Corte Suprema confirmó la sentencia que ordena al Estado a pagar una indemnización de 60 millones de pesos (unos 88.000 dólares) a cada una de las víctimas.

Según datos oficiales, durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), unos 3.200 opositores murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras otros 40.000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas.