El diputado del Movimiento Autonomista, Gabriel Boric, profundizó en el asilo concedido por Francia al exfrentista, Ricardo Palma Salamanca, condenado por el asesinato a Jaime Guzmán.

En conversación con “Hablemos en off” de Radio Duna, el parlamentario reiteró que dicho crimen realizado en los inicios del retorno a la democracia en Chile “sigue siendo inaceptable”.

Pese a ello, aclaró que “en 1991 no habían condiciones para un juicio justo para una persona como Palma Salamanca”, argumentando que “en esa época aún teníamos una corte que estaba integrada principalmente por ministros que fueron obsecuentes, ciegos ignominiosos ante las violaciones a los derechos humanos”.

A renglón seguido, agregó que “a principios de los 90′ en Chile no existía un Estado de derecho sólido (…) El asilo a Palma Salamanca tiene sustento jurídico producto de el estado de la justicia en ese momento por jueces que habían sido designados por la Dictadura y que habían sido obsecuentes y ciegos frente a las violaciones a los DD.HH. cometidos en la dictadura”.

“Eventualmente habría que hacer un nuevo juicio, buscar a los responsables, (pero) eso no me corresponde decirlo a mí, tiene que decirlo la justicia”, sentenció.