El ex ministro de Justicia, José Antonio Gómez, declaró ante la fiscalía el pasado 29 de octubre por el bullado caso Ascar, que dice relación con el posible fraude al fisco por el uso de platas relacionadas con el programa que buscaba mejorar la calidad de las residencias del Sename.

Según consigna La Tercera, en su declaración el ex secretario de Estado criticó que los contratos habrían sido “extraños”, considerando que “hay un señor García al que le pagaron $ 3 millones, sobre computación, le preguntan qué es Ascar, y dice que es para monitorear las donaciones a privados, y a nadie le llamó la atención. En un mes le pagaron $ 6 millones”.

Agregó que a otro sujeto, llamado Jonathan Guzmán, “le pagaron $ 3 millones en un mes, en diciembre de 2013, por un PPT (Power Point). A otra señora, Pamela Romero, la contrataron para hacer un catastro de entidades públicas y privadas de los niños y le pagaron $ 1,5 millones. También están Ángela Chaparro, Ignacio Barceló Carillo, (a quienes) les pagaron por leer los focus group $ 3 millones. Nicolás Larraguibel en similar situación”.

“Lo que quiero decir es que es raro que no se investiguen estos temas, porque son bien complejos”, recalcó.

Respecto a si hizo algo bajo el cargo que tuvo, contestó que “esto era reporte y responsabilidad del subsecretario de Justicia, Marcelo Albornoz”.