(Trabajadores despedidos y dirigentes de servicios públicos esta mañana frente a La Moneda). FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

Como miembros de las comisiones de educación y trabajo de la cámara de diputados, observamos con preocupación no sólo las altas cifras de despidos –que el Sindicato de Trabajadores Honorarios del Mineduc estima en torno a los 210 trabajadores y trabajadoras durante las últimas semanas– sino que, de manera particularmente preocupante, las prácticas antisindicales que se han constatado dentro de algunos servicios. En particular, el descabezamiento del Sindicato de Trabajadores a Honorarios del Ministerio de Educación (SINTHE) a través de la desvinculación de tres de sus dirigentes.

En efecto, entre los días miércoles 28 y jueves 29 de noviembre fueron despedidos 210 trabajadores del MINEDUC, 80 de los cuales estaban contratados bajo la figura de honorarios. Entre los trabajadores a honorarios despedidos en el MINEDUC, tres corresponden a dirigentes sindicales. Es importante señalar que el marco jurídico vigente no admite la contratación de trabajadores a honorarios en la administración pública para la realización de funciones permanentes, sino sólo para labores accidentales y cometidos específicos. Sin embargo, en la mayoría de las particiones del Estado se utiliza esta figura para contratar irregulares funcionarios irregularmente, sometiéndolos a una situación de precariedad laboral que los excluye de los derechos sociales y sindicales reconocidos en la legislación.

Posterior a los despidos, durante el día viernes 30, las autoridades del MINEDUC se negaron a recibir al Sindicato, cerrando las puertas al diálogo. Sólo cuando el Sindicato se presentó con apoyo de gran número de dirigentes de otras organizaciones, el día lunes 3 de diciembre, el Subsecretario de Educación, Raúl Figueroa, los recibió y se comprometió a dar una respuesta en un plazo de 24 horas a la demanda de retractarse del despido de dirigentes. Finalmente, el martes 4, el subsecretario manifestó su respuesta negativa.

Nos causa un profundo rechazo que durante la administración de la ministra Cubillos se estén llevando a cabo prácticas antisindicales y persecuciones políticas, en lugar de sostener un diálogo democrático con los trabajadores del ministerio. Todas y todos los trabajadores tienen derecho a organizarse a través de sindicatos, especialmente cuando se trata de situaciones de precariedad laboral como la que sufren los trabajadores a honorarios que cumplen labores permanentes y subordinadas –fuera de todo marco legal, según la jurisprudencia uniformada de la Corte Suprema– dentro del Ministerio de Educación y otras reparticiones del Estado.

Firman:

Camila Rojas Valderrama, Izquierda Autónoma, Comisión de Educación

Maite Orsini Pascal, Revolución Democrática, Comisión de Trabajo.

Gonzalo Winter Etcheberry, Movimiento Autonomista, Comisión de  Educación.

Gael Yeomans Araya, Izquierda Libertaria, Comisión de Trabajo.