De qué veníamos: El número 19 se llama “el despertar del nuevo amanecer”, lo que implica que estamos saliendo del 18, que fue la plena noche, en donde todo lo que tenía que suceder era que el ser humano se enfrentara a su propia angustia. Este año nos vimos enfrentados a nuestra propia naturaleza.

Para dónde vamos: El 19 representa la posibilidad de iniciar un plan de diálogo, un plan de comunicación. Habla de la posibilidad de poner sanar lo que durante muchos años no se ha podido, por lo tanto, también habla de la posibilidad de que todo lo que ha estado enfermo encuentre la posibilidad de mejorar. También tiene que ver con la lucha y la pelea de los egos, de cómo el ego se va a ver permanentemente enfrentado.

El año de la comunicación: Habla de la definición y la proyección de las comunicaciones. Sí o sí el 2019 va a retomar situaciones que en otro tiempo fueron exitosamente favorables desde el punto de vista de las comunicaciones. Puede ser que se retomen programas antiguos, esquemas antiguos. Va a haber todo un levantamiento del cómo nos queremos comunicar, cómo queremos expresarnos, cómo queremos decir, cómo queremos hablar.

Conexiones extraplanetarias: Este próximo año el ser humano va a tener un encuentro más cercano con el espacio, cómo nos conectamos con ir más allá de lo que ya hemos ido. La pauta tendrá relación con avistamientos o con conexiones extraplanetarias. Entonces también se van a inaugurar, por ejemplo, cosas relacionadas con satélites y observatorios. La temática astral va a estar muy presente.

Delinear nuevas fronteras: Energéticamente, numerológicamente, el nuevo año empieza en noviembre, o sea, el 2019 ya empezó a hacer anuncios de qué es lo que se viene. Y el 19 si tú lo sumas al 2, porque es 2019, da 21. Y el 21 es o la posición de las fronteras, la eliminación de las fronteras, la amplitud de las fronteras o la proyección de las fronteras. Este número siempre habla de algo fronterizo. Las migraciones, quién va, quién viene, cómo va, cómo viene será un tema que va a seguir dando. Ya las señales están. La primera señal que dio el 2019 fue la marcha que hicieron los hondureños hacia Estados Unidos. Eso va a pasar mucho hacia Chile el próximo año. Una caravana de gente va a tratar de cruzar fronteras. Va a pasar también en Europa, en muchos lugares. Todo lo que es fronterizo va a ser tema. Tal vez se van a delinear nuevas fronteras.

Se abren las fronteras para que todos los que quieran ingresar, como debe ser, lo hagan. Eso es una señal. O sea, Chile se va a mantener en una postura estricta respecto al tema, porque el número 21 es fijar parámetros, es fijar normas, es fijar situaciones.

¿Apretarse el cinturón?: Este año también es de expansión. Se va a poder expandir lo que ha estado limitado, restringido y acotado. Por ejemplo se van a abrir nuevos mercados, por ejemplo, se van a poder abrir nuevos horizontes, ampliar ciertas situaciones a un rango mucho más óptimo, como también se van a restringir en otras partes. Habrán países con limitados recursos, por ejemplo. Van a tener que aprender a vivir con 100, para que cuando tengan 1000 vivan con 500. Será un periodo de aprendizaje económico para países como Brasil, Argentina, México.

Auge económico: Chile está en el lado contrario, tiene la expansión. Van a viajar de allá para acá para ver si en Chile pueden formar su casa matriz y desde aquí, expandirse hacia la región. Chile va a tener una expansión muy grande en lo económico porque, de alguna manera, abre las fronteras a lo que van a ser las nuevas tendencias en el futuro como las comunicaciones, la energía y de los transportes.  Tenemos dos recursos importantes que de aquí al 2025 van a ser muy valorados y que hay que aprender a manejar a controlar: Uno de ellos es el litio y el otro es el agua.

Cortes de agua: Así como en el 2018 hubieron cortes de luces de 5 días o más, ahora vamos a tener cortes de agua de más días, por ejemplo, puede ser que una población importante de Santiago o una región importante, así como Concepción, Antofagasta, La Serena o, por ejemplo, Punta Arenas o cualquier región en donde el agua sea relevante, va a haber un corte de agua como de 5 días o más.

Es el año de, bueno, el 19 también habla mucho del movimiento juvenil, de los jóvenes a nivel mundial. Por lo tanto, los jóvenes van a ocupar un rol muy protagónico, tal vez en el área de la educación y todo eso.

La salud y las epidemias: Es probable que se encuentre la cura para 2 o 3 enfermedades que en algún minuto fueron como muy mortales y ya no lo sean. Chile tiene la particularidad de ser un país muy resguardado en el ámbito de la salud. Puede ser que en el mundo, haya una epidemia donde mueran 5000 personas y en Chile van a morir 3. Eso pasa porque nuestro país tiene la expectación de Mercurio y Mercurio es el planeta de la salud, del trabajo, de los negocios. Entonces, Chile siempre va a innovar en la salud. Por lo tanto, vamos a formar algunos hitos importantes el próximo año. Vamos a escuchar mucho: “Los chilenos crearon esto”, “los chilenos inventaron esto”, “los chilenos se le ocurrió esto”.

¿Tiempos mejores?: El trabajo se va a dar más por el lado independiente, por el lado las pymes, por la autogestión, o por las comunicaciones. O sea, es la expansión y la apertura a algo que van a tener que regular porque aún no está regulado.  Este año el que no se ponga al día, que no se resetee o no genere una dinámica diferente en el modo de comunicar, se va a quedar atrás, va a quedar obsoleto y va a tener que desaparecer. Lo que probablemente pase con algunos medios tradicionales, que si no son capaces de reestructurar su manera de comunicar, empiecen a generar, digamos, algún tipo de colapso.

Sebastián Piñera: Su lógica es “me impongo a razón de la firmeza de lo que tengo que cumplir y voy con todo, para poder sostener una situación favorable”. Vivirá momentos de mucha rabia, mucha. Si pudiéramos acceder a alguien que trabaja cerca de él en La Moneda, es muy probable que nos enteráramos que el Presidente es de dar portazos muy fuertes. Como una cosa íntima, de que de repente se enoja y es capaz de tirarle un florero a alguien. Obviamente nunca nos vamos a enterar, pero es muy probable que lo haga.

Gobierno: Para este 2019 ya dieron una señal y fue lo que ocurrió con Camilo Catrillanca. Es probable que se repitan al menos cinco hechos similares. Puede que varíe el ámbito, pero se van a repetir episodios de violencia. Puede ser que le pase a un estudiante u otras personas que marchen. Hay una represión de hechos en virtud de poner generar un aclaramiento de la situación y que la comunicación se maneje de mala forma, por ejemplo cuando dicen: “no, es que a mí me obligaron a decir esto”, “no, es que este me dijo”. El 19 es un numero donde hay que aprender a comunicar claramente y lo que está pasando para que toda la cosa fluya bien.

Andrés Chadwick: Mantenerlo es una manera de hacer un gallito.  Se ve que no saldrá fácilmente, que están haciendo todo lo posible por mantener una situación. Como que hay un compromiso muy estricto. Si se acerca la posibilidad de una salida o cambio, podría ser, de aquí a marzo, o antes de julio ya algo se defina. Entonces, hay una transformación más que una salida. Puede ser que lo nombren embajador de Estados Unidos.

 

*Si quiere agendar una hora con Alejandro Ayún, escriba por whatsapp al +56969047416