El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, realizó una dura crítica a Sebastián Piñera. Acusó al gobernante de ser “un pichón de Pinochet” y que éste ha “fracasado” durante su segundo periodo presidencial.

La defensa fue del cuestionado ministro del interior, Andrés Chadwick, quien aseguró que las palabras de Maduro están “completamente fuera de lugar”.

Las palabras de Maduro se entienden en una serie de cuestionamientos a los lideres latinoamericanos, que aseguraron que no reconocerán su nuevo mandato en Venezuela.

El ministro emplazó al Mandatario señalando “Presidente Maduro, preocúpese de su pueblo. Preocúpese de la profunda crisis humanitaria, porque su pueblo tiene hambre. No pierda el tiempo refiriéndose a otros países”.

No fue él único. Minutos después y a través de Twitter el canciller Roberto Ampuero también aprovechò para cuestionar a Maduro. “En lugar de insultar a un presidente electo democráticamente como Sebastián Piñera, le sugiero preparar mejor su defensa ante la Corte Penal Internacional por las violaciones a los DD.HH. que perpetra contra su propio pueblo”, escribió.