Post-natal de seis meses: ¿Otra promesa de Piñera con letra chica?

Post-natal de seis meses: ¿Otra promesa de Piñera con letra chica?

POR CAROLINA GOIC Conocido el informe de la comisión presidencial sobre el post-natal de seis meses y las posteriores declaraciones del Presidente Piñera, quienes apoyamos la implementación de este derecho para el recién nacido y su madre, vemos con preocupación que en ésta, como en otras promesas de campaña, han aparecido conceptos como flexibilización… Es decir, la letra chica. Sobre el post-natal de seis meses se han tejido una serie de mitos que buscan confundir a la opinión pública y atemorizar a las mujeres que quieren conjugar sus carreras con la maternidad. Parlamentarias de Gobierno han dicho que ambas cosas son incompatibles; la Ministra del Sernam señaló que este derecho era impracticable para una alta ejecutiva; y estudios de centros de pensamiento de la derecha han declarado la inviabilidad económica de la iniciativa. Todos estos argumentos han desviado la atención hacia consideraciones económicas que no se condicen con la mirada superior que se debe tener en esta materia. Aquí de lo que se trata es del derecho fundamental del recién nacido al apego, a ser alimentado con leche materna por un período de seis meses por los numerosos beneficios que esto implica tanto para la madre como para el lactante, según informes de la Organización Mundial de la Salud y acorde a lo que sostiene el cuerpo médico, así como el propio Ministro de Salud, Jaime Mañalich. Así de claro. Pero ya que quieren plantear el tema en esos términos, entremos en su terreno: se ha dicho que un post natal de seis meses representa un gasto excesivo para el Estado, pero no es así, porque en el mediano plazo se ahorran costos al sincerar el tema de las licencias médicas por depresión post-parto y enfermedad del hijo menor de un año; por menos enfermedades del lactante asociadas a alimentación deficitaria en su primera infancia y por menos recursos gastados en almacenamiento de sucedáneos de la leche materna, entre los más evidentes. También se ha dicho que este derecho va en contra de los empresarios, porque representa más gastos. Falso. Hay que recordar que el pago de la licencia pre y post natal es de cargo del Estado; por su parte el empresario se ahorra el costo de tres meses de sala cuna; se evita el pago de las licencias médicas que actualmente presentan las trabajadoras que son madres; se evitan los costos asociados a nuevas contrataciones; y se mejora el clima laboral. Siguiendo con la mirada economicista, quienes estamos por este derecho vemos con preocupación como el Presidente Piñera ha utilizado el término “flexibilización”, al mismo tiempo que promete un post-natal de seis meses. En esto hay que ser categóricos. No podemos aceptar que “la nueva forma de gobernar” signifique relativizar un beneficio que busca facilitarle a la mujer trabajadora el cumplir con su rol de madre. Efectivamente algunas mujeres con cargos altos están por una modalidad voluntaria y es comprensible, pues al contar con buenas remuneraciones tienen resuelto el tema del cuidado de sus hijos a manos de otras mujeres. Pero no es el caso de la inmensa mayoría de mujeres trabajadoras de Chile, que necesitan de una ayuda para compatibilizar de buena manera su rol de madres con el trabajo. Argumentar que este derecho va a perjudicar la incorporación de las mujeres al mercado laboral es un chantaje intolerable y el hecho que sea planteado por mujeres produce una enorme pena, porque este tema no tiene color político ni dobles intenciones y representa un beneficio para todas. Recuerdo que cuando se discutió la Ley sobre Acoso Sexual se usaron los mismos argumentos que ahora, pero nada pasó y esa normativa no mermó la participación laboral de las mujeres. Vuelvo al principio y aprovecho esta tribuna para preguntarle al Presidente Piñera no sólo si va a ser consecuente con lo que prometió durante su campaña, sino que si va a serlo con su discurso de defensa de la familia, pues aquí tiene una oportunidad concreta de demostrar que quiere fortalecer a la familia chilena. En la misma línea invito a la ministra del Sernam y a las parlamentarias de Gobierno a ponerse la mano en el corazón y a cuadrarse con una iniciativa que saben va en beneficio directo de las mujeres trabajadoras. Y a las miles y miles de mujeres que cada día van a su trabajo para contribuir al presupuesto del hogar y a su propio desarrollo las llamo a no dejarse chantajear ni engañar. Contar con un post-natal de seis meses es un derecho que nuestros hijos e hijas merecen y que, como mujeres, debemos defender con la fuerza que nos caracteriza.
Comentarios
Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. -------------------------------- Sabía ud que... NO SOY NI DEL SEXO DÉBIL NI DEL SEXO FUERTE, SOY DEL “SEXO, POR FAVORCITO”. -------------------------------- Sabía ud que... HAY PERSONAS TAN MALÉFICAS QUE SON EL SEXO DEVIL. -------------------------------- Sabía ud que... A VECES CANTO ODAS, OTRAS VECES SOLO ALGUNOS MINUTOS. -------------------------------- Sabía ud que... LO QUE BUSCAS ESTÁ EN TI… O DEBAJO DE LA CAMA. --------------------------------