Estudiantes planean funa al gobierno en Copa América

“Le está echando más bencina al fuego”. Eso dijo ayer Freddy Fuentes, vocero de la Federación Metropolitana de Estudiantes Secundarios, poco después de enterarse del adelanto de las vacaciones de invierno en los colegios en toma de la región, anunciado por el ministro de Educación ayer por la mañana. Una medida “desesperada” del Mineduc, según los estudiantes, ante la negativa a las instancias de diálogos con condiciones.

“No es que no queramos hablar, como dice él (Lavín). El fin de semana, junto con rechazar la propuesta de la semana pasada, hicimos una convocatoria abierta a que todos los actores de la educación participemos en una mesa de trabajo para el cambio constitucional y desmunicipalización de la educación secundaria. Incluso queremos que los parlamentarios se integren y podamos trabajar entre todos”, dijo Paloma Muñoz, vocera de la Coordinadora Nacional de

Estudiantes Secundarios
En la cita de este pasado fin de semana, realizada en Valparaíso con la participación de representantes de 11 regiones del país, los secundarios además acordaron sumarse al gran paro por la educación que se realizará mañana jueves 30 de junio.

Según los voceros, lo harán desde el lugar que sus demandas corresponden, sin hacer un petitorio único estudiantil ante el ministerio de Educación, tal como algunos federaciones miembros de la Confech les habrían ofrecido.

“No es una razón por la cual nosotros podríamos decir que el movimiento pierde peso o por otro lado que esa medida que tomó el ministro Lavín es fuerte, no nos afecta en realidad”, agregó más tarde Daniela Isla, del Confederación Suiza, sobre la nueva calendarización del año escolar, quien junto a la Asociación Metropolitana de Padres y Apoderados tildó la medida como “apresurada” y “un feroz portazo al diálogo”.
Además, para el jueves se sumó el Consejo de Trabajadores de la Educación, que agrupa a unos 3.000 trabajadores de Junji, Junaeb y otros organismos estatales.

A ellos, en las redes sociales se promociona a los “egresados y endeudados” a pedir permiso en sus trabajos y sumarse a la gran marcha, que aún no recibe permiso formal de la Intendencia Metropolitana.

Frío, comida y funa en Copa América
La propuesta de mesa de trabajo, que no ha sido formalizada aún por los estudiantes, viene a pesar de que el adelantamiento para hoy el inicio de las vacaciones de invierno en 206 colegios de la región Metropolitana, “motivó aún más a las bases”, según el vocero de la Femes.

A juicio de los secundarios, es una medida que no amedrenta sus convicciones ya que desde un principio convinieron en que la movilización los haría extender las clases hasta fines de enero, incluyendo vacaciones de invierno, Copa América y el desgaste natural del movimiento que ya suma tres semanas subiendo como la espuma.

De hecho, el ámbito “Copa América” ya comenzó a ser discutido en las asambleas donde dicen alentarán a Chile sin dejar los paros, con actividades recreativas y la proyección de los partidos al interior de las escuelas tomadas. De hecho, están en tratativas para que durante el certámen, que comienza este viernes en Argentina, se haga presente el movimiento estudiantil acompañando a la roja.

La idea, aún en desarrollo, es que en el primer partido de Chile versus México el próximo lunes a las 20:30 horas en San Juan, se despliegue un lienzo gigante con una leyenda alusiva al petitorio del movimiento estudiantil “’no más lucro en la educación en Chile’, o algo así”, comentan.

Lo que sí podría complicar las cosas en los colegios en toma son las raciones diarias que entrega la Junaeb. De seguir movilizados durante las vacaciones adelantadas, los estudiantes podrían dejar de recibirlas ya que los municipios no estarían obligados a entregarlas.

Es más, uno de los argumentos de los municipios para los desalojos era el de no seguir perdiendo la subvenciones de parte del Ministerio, algo que se congelaría durante estas vacaciones y que dejaría de hacer perder plata a las municipalidades. “Si hacen eso, vamos a seguir igual. Nos vamos a arreglar como podamos pero este movimiento sigue como sea”, dijo la vocera de la CONES, Paloma Muñoz.

Gobierno en contra
Ayer, el gobierno salió en bloque a declarar en contra de las movilizaciones estudiantiles y el punto muerto en el que quedaron después del fin de semana largo.

Durante la mañana, el anuncio de adelantar las vacaciones de invierno en los 206 colegios tomados por el ministro Lavín vino acompañado de las declaraciones de Piñera, Hinzpeter y la vocera de gobierno, Ena von Baer.

El Presidente hizo un llamado a que “las expresiones de la ciudadanía tienen que canalizarse hacia el bien común y no hacia fines que sólo son perseguidos por algunas minorías”, explicando que para ellas existen dos límites que no se pueden sobrepasar.

“Primero el límite de la ley, tienen que hacerse dentro del marco de la ley y no recurriendo a la violencia, el vandalismo, la destrucción o la agresión. Y el segundo límite, es que también deben respetar los derechos de los demás, porque si un estudiante quiere protestar, está en su derecho, siempre que lo haga dentro de la ley y en forma pacífica, pero no tiene derecho a privar a otro estudiante que quiere estudiar, de poder también cumplir con su voluntad”, dijo.

Luego vinieron las palabras de la vocera de gobierno, quien también fustigó las marchas y paros. “Que sigan adelante las tomas, es una mala noticia para las familias chilenas (…) porque hay familias que se esfuerzan muchísimo por tener hijos que tengan una mejor calidad de la educación”, dijo Von Baer.

Y agregó: “a uno le da de pronto la sensación de que después de que el ministro ha buscado todos los caminos de diálogo, ha hecho propuestas, hay algunos grupos que no quieren acercar posiciones, que quieren rechazarlo todo, que no quieren avanzar en el diálogo, nosotros siempre vamos a tener abierta la puerta del diálogo”.

El guiño de Hinzpeter a los pingüinos
Sin embargo, el más particular llamado lo hizo el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, quien además de decir que las obligaciones de los estudiantes son “hacer sus planteamientos y estudiar, ir al colegio y respetar a quienes quieren seguir estudiando” y la máxima de que “no por mucho marchar se consiguen todas las demandas”, el jefe de gabinete le hizo un pequeño güiño a los secundarios movilizados.

“La verdad de las cosas es que por más razón que en algunos aspectos puedan tener, las tomas están llegando a un punto en que perjudican a otros niños que quieren estudiar. Han obligado a que los colegios en toma adelanten sus vacaciones y ya estamos con el término del año escolar el 14 de enero para algunos”, dijo Hinzpeter ayer en La Moneda.

Comentarios