(Lee aquí la primera parte)

*Por Miguel Crispi, sociólogo. Foto: Agencia UNO. Publicada en la web de Sentidos Comunes

Mi columna “La Verdad sobre los USD 4.000 millones” causó escepticismo. Lo cierto es que lo único que hice fue tomar los anuncios, valorizarlos, y luego intentar explicar razonablemente la forma en que se iba a utilizar el Fondo para la Educación (FE) de USD 4.000 millones. La exposición del Ministro Joaquín Lavín en la Comisión de Educación del Senado nos da la razón.

Antes de pasar a desglosar los valores estimados del anuncio me permito expresar mi perplejidad por la falta de capacidad y transparencia del gobierno. El problema de fondo no es si las cifras que puse sobre la mesa son, o no son, exactas (la exposición de Lavín permitió comprobar que se acercan bastante a la realidad), lo que importa acá es que no es rol de la ciudadanía estar interpretando los datos. El gobierno debe comprender que parte de sus responsabilidades es rendir cuentas a la ciudadanía de manera clara y sin dejar espacios a la duda. Como ciudadano común no pido un estudio sobre el anuncio, lo único que demando es una planilla Excel con las medidas y sus valores.

Hasta el día de hoy, ni Lavín, ni Piñera, han sido capaces de expresar de manera concisa cómo se utilizarán el fondo FE, siquiera han sido capaces de ponerse de acuerdo en su monto. Se han conocido números respecto a ayudas estudiantiles, pero no respecto a todo el resto, ni al total. Cuando estas cosas ocurren a vista y paciencia del todo el país es porque no saben comunicar, porque no saben de aquello que quieren comunicar, o simplemente porque están ocultando información.

Hoy Lavín compareció ante la Comisión de Educación del Senado. Tenía “FE” de que esta vez sí entregará toda la información disponible, y que de este modo podremos dejar atrás las interpretaciones y podremos a analizar los anuncios a razón de lo que realmente son. Pero se avanzó muy poco.

Vamos a los datos y desglosemos uno a uno los anuncios que implican inversión pública, hechos por Sebastián Piñera:

1. Aumentar de 70 a 120 mil las becas para la educación técnico-profesional e incrementar su monto en un 20%.

Las becas para la educación técnico-profesional son las Becas Nuevo Milenio. Estas becas se entregan a estudiantes de establecimientos municipales y particulares subvencionados que tengan notas de enseñanza media (NEM) superiores a 5.0, y que se matriculen en cualquier CFT acreditado. Como referencia, en 2007 se asignaron 22.758 becas de este tipo, lo que representó un total de USD 17.464.000. En palabras expresadas por el Ministro Lavín el día martes 5, el anuncio significaría de manera concreta un aumento de $100.000 en el valor del beneficio, llegando a aproximadamente $600.000.

Según estos datos, el anuncio de aumentar la cantidad y monto de becas para educación técnico profesional tendría un costo anual aproximado de $37.000 millones, lo que equivale a USD 79 millones.

2. Garantizar al 40% de alumnos más vulnerables, y con mérito académico, una beca para acceder a la institución de Educación Superior acreditada que ellos elijan.

Cuando se habla de beneficios para los alumnos más vulnerables y que tienen mérito académico, en mi interpretación, se estaría hablando de la beca Juan Gómez Millas. Este beneficio está dirigido a todos los estudiantes de los quintiles I y II, y que obtengan más de 550 puntos en la PSU. Según la información pública de 2007, en este año se entregaron 5.354 becas de este tipo, lo que en monto implicó una inversión de USD 11.003.000.

Si el gobierno se pone ambicioso y se decide a doblar la cobertura del beneficio estas medidas representarían un valor de 2.760 millones (USD 6 millones).

3. Reducir la tasa de interés del Crédito con Aval del Estado, a cifras cercanas al 4% en un año normal

La reducción de la tasa de interés implicaría que el Estado pagará a los bancos la diferencia entre la tasa del 6.2 % actual y la del 4% que se anunció. El subsidio a la tasa de interés de nuevos alumnos, o nuevo créditos, implica el gasto de $2.600 millones y la de los alumnos a los que se les repactará el crédito de $9.100 millones. En total el gasto asciende aproximadamente a $11.700 millones (USD 25 millones).

4. Quinto, establecer un nuevo trato con las universidades del Estado, (…) y cree un fondo basal para su revitalización.

En su discurso, el Presidente recogió la demanda de los rectores y estudiantes de crear un fondo de revitalización para las universidades del Estado. Lo que no hizo fue explicitar su monto.

Para obtener el gasto total anual que el gobierno destinaría hoy, se tomaron las cifras que anunció Lavín en su negociación inicial con los rectores, en donde indicó que se invertirían USD 220 en 5 años. Esto es USD 44 millones anuales, por los próximos 5 años, para revitalizar estas universidades.

Siendo riguroso, los anuncios reales en materia de educación que hizo Sebastián Piñera en la cadena nacional de martes pasado, son los que he mencionado. Además de estos en su exposición ante el congreso el Ministro Lavín especificó los costos de los nuevos planes de nivelación.

5. Propedéutico Nacional

De la mano con la incorporación del ranking o posición relativa de los alumnos en sistema de acceso a las universidades, los estudiantes han demandado la instalación de un sistema Propedéutico y de nivelación. El gobierno ha afirmado que avala esta medida y que será parte de las reformas que realizará.

Según datos estimados de la experiencia de universidades como la Universidad de Santiago y la Universidad Católica Silva Henríquez, el costo por alumno de un programa de nivelación asciende aproximadamente a 1 millón anual. Si multiplicamos esta cifra por la cantidad de alumnos que accederían por ranking a las universidades el monto total de este programa sería, por lo bajo y de manera inicial, de USD 2 millones.

Además de estas medidas, el gobierno anunció el Fondo FE. La forma en que se constituye este fondo y los criterios para sus gastos concentran la mayor cantidad de dudas.

Un Fondo es un instrumento de financiamiento, que normalmente está contemplado en la ley anual de presupuesto de la nación, y que se asigna de manera discrecional en base a criterios definidos previamente definidos y conocidos por los postulantes.

La forma en que se va a constituir este fondo y los criterios para su uso dejan varias dudas. Luego de las declaraciones del Ministro Larraín del día jueves en el diario La Segunda, se daba a entender que este no sería gastado sino que se utilizarían sus intereses. Esta entrevista Larraín afirmó que “no habrá mayor gasto” y que “lo que se está haciendo con la creación de este fondo es simplemente traspasar recursos de un lugar a otro”. Posteriormente, en entrevista con el diario El Mercurio del día sábado Larraín afirma que “el compromiso es que los intereses vayan incrementando este fondo. Pero el fondo está para ser usado en el tiempo”.

De manera consecutiva el ministro pasó el dato de que el fondo se utilizaría en un plazo de 7 años y sólo en el caso de que fuera necesario. Posteriormente el mismo ministro informó que el fondo no sería de 4.000 sino de 3.000 millones de dólares. Poco serio.

Hoy el ministro Lavín afirmó que el fondo si sería gastado, en un plazo de 4 a 6 años, y que a la vez se irían utilizando sus intereses que generará. Lo que queda claro es que gran parte del monto será utilizado en cumplir con la promesa de campaña de duplicar las subvenciones escolares en 8 años (esto implica pasar de USD 5.000 a USD 10.000 millones) y que una parte menor será utilizada en educación superior. Según los cálculos que he realizado este último monto no superaría los 250 millones de dólares al año.

Desde mi conocimiento, la única forma de sumar 4.000 millones de dólares al gasto fiscal, y a la vez, no aumentar el gasto (que es lo que dijo el Ministro de Hacienda), es que este Fondo se comporte como un fondo endowment, los que generan nuevos recursos en función de la misma capitalización de los intereses que produce.

Me parece relevante que en este punto el gobierno responda a las siguientes interrogantes:

1) ¿A quién debemos creerle, al ministro de educación quien dice que el fondo es de USD 4.000 millones, o al ministro de hacienda que dice que son USD 3.000 millones? 2) En el caso de que esta nueva vía de financiamiento implique que los recursos se invertirán de manera directa en el tiempo, ¿cuál será la política de retiro de los fondos?, y 3) ¿En qué se invertirá, concretamente, el dinero?

Por último. O el fondo financia la educación de manera permanente mediante sus intereses y se planifica su gasto en el tiempo y termina por agotarse. De ambas manera el solución queda coja en la medida que no logra financiar la cantidad de beneficios que se han anunciado, ¿o es que acaso el gobierno pretende suspender los nuevos beneficios que ha anunciado cuando el fondo se acabe? La única solución real para aumentar significativamente el financiamiento de la educación de país, de manera sostenida en el tiempo, es mediante una reforma tributaria.

Las deficiencias en las forma en que se entrega la información a la ciudadanía debe ser mejorada. Si este es el gobierno de la transparencia y la eficiencia, corresponde exigir que los anuncios que se hagan de manera clara e inequívoca. Esperamos que la secuela de contradicciones e incoherencias que el gobierno ha demostrado en materia de anuncios educacionales acabe. La actitud del Presidente Sebastián Piñera y del Ministro Joaquín Lavín no se corresponde con el nivel de urgencia que la ciudadanía le ha impuesto a la resolución de la crisis de la educación pública en Chile.