Una sesión de sexo muy fogosa culminada por un orgasmo muy intenso puede provocar amnesia, haciendo que una persona se olvide quién es, dónde está y hasta con quién está compartiendo ese momento íntimo. Al menos así lo afirma un artículo publicado en el ‘Journal of Emergency Medicine’ por los catedráticos Kevin Maloy y Jonathan Davis, de la Universidad de Georgetown (Washington DC, EEUU).

Maloy y Davis analizan un extraño caso al que se enfrentaron los trabajadores del hospital de la universidad hace sólo unas semanas: una mujer de 54 años que se presentó en la sala de urgencias asegurando no recordar nada de lo que había sucedido el día anterior. Según dijo, su memoria se había desvanecido después de tener un orgasmo durante una placentera relación sexual con su marido.

Según los expertos, el caso de esta mujer es un ejemplo de Amnesia Global Transitoria (TGA, en inglés), un síndrome poco habitual de pérdida de memoria que afecta con mayor frecuencia a los hombres y mujeres mayores de 50 años, y que no se suelen repetir.

La explicación más probable es que la amnesia es provocada por la denominada maniobra Valsalva, la cual causa una pobre oxigenación de la sangre que se acumula en el cuello, y puede presentarse en medio de una intensa sesión de sexo, al adoptarse una posición incómoda.

“La Amnesia Global Transitoria es un corte en los circuitos de la memoria provocada por una causa física o emocional”, asegura Carol Lippa, profesora de neurología en la Drexel University, quien considera que los casos de pérdida de memoria postcoitales “son consecuencia de las alteraciones en la presión sanguínea durante el acto sexual”.

La buena noticia es que esta rara condición solamente afecta cada año a entre tres a cinco personas por cada 100.000. Además, según apunta Lippa, “en la mayoría de los casos, los pacientes tardan menos de un día en volver a la normalidad”, por lo que recomienda a las personas de mediana edad mantener más relaciones sexuales ya que “mejoran la defensas naturales, rebajan el estrés y reducen los riesgos de determinadas tipologías de cáncer”.