Foto: Agencia Uno

Camila Vallejo con un micrófono, Camila Vallejo firma autógrafos, Camila Vallejo flanqueada por Giorgio Jackson y Jaime Gajardo, Camila Vallejo una y otra vez en fotos en blanco y negro ilustra el libro Podemos Cambiar el Mundo, firmado por la propia dirigente estudiantil, lanzado en la Fiesta de los Abrazos del 7 y 8 de enero y que hoy se suma a una larga lista de productos con los que el partido de la hoz y el martillo quiere materializar el respaldo que algunas de sus figuras jóvenes lograron durante el último año.

Flanqueado por chapitas de Víctor Jara y tazones con el logotipo del Partido Comunista en los estantes de la librería Mi Opción, el libro ya vendió más de 3.000 ejemplares de los 8.000 impresos (a cinco luquitas en la sede del PC). Junto con este, el partido de Teillier lanzó Ser joven comunista, una recopilación de cinco ensayos editada y prologada por la secretaria de las Juventudes Comunistas, Karol Cariola del que ya llevan 1.200 ejemplares vendidos de los 4.000 impresos (a cuatro lucrecias).

Podemos Cambiar el Mundo recopila las mejores columnas y discursos de Vallejo durante el 2011 e incluye una entrevista realizada por el periodista Francisco Herreros y es el primer producto del acuerdo de cooperación que el PC y la Jota hicieron entre su editorial La Vida es Hoy y la firma australiana Ocean Sur -que entre sus textos cuenta con una larga zaga de obras del Ché, de Marx y Neruda-.

Según Ignacio Rojas, secretario prensa de la JJCC, la apuesta editorial apunta ahora a lanzar un libro sobre el centenario del partido, que básicamente se trataría de una serie de entrevistas a rostros de la colectividad y personajes internacionales, para el que se baraja contar con el trabajo del periodista cubano Roberto Regalado.

Según Rojas, la plata que recauda el partido y su facción juvenil con las ventas de los dos libros publicados hasta el momento financian solo el funcionamiento de la Jota, que desde la aparición de Vallejo como figura mediática ha tenido un crecimiento explosivo y, según explica, cada día reciben cerca de cuarenta solicitudes de inscripción.


De pie, cantar

En octubre del 2011, las Juventudes Comunistas decidieron relanzar el extinto sello Discote del Cantar Popular (Dicap) -que en los setentas editó discos de Víctor Jara y Quilapayún- con el nombre de Sello Jota Jota.

A cargo de Gustavo “Lulo” Arias, la firma de la JJCC ha editado hasta el momento dos placas: el Soundtrack Alegre Rebeldía y Las Poesías Proletarias, ambos presentados en la fiesta de Los Abrazos y a la venta por 3.500 pesos.

Además, el sello está trabajando en la edición del compilado de la “Lucha por la Esperanza” y el disco del cantor Salvador Espíndola.

El caballito de batalla de Jota Jota, “La alegre Rebeldía” es una recopilación de temas de artistas nacionales e internacionales que donaron una canción cada uno. Los artistas que aparecen en el disco son Moyenei, Villa Cariño, Juana Fe, Salvador Espíndola, Chico Trujillo, Claudio Narea, La Tierra Sagrada, Calle 13, Jimmy Fernández, entre otros.


Chapitas, tazones, banderas y poleras

Pero no solo de cultura vive el PC, ni menos la Jota, bien lo sabe Rojas, que reconoce que el brazo juvenil del partido ha buscado financiarse con otra serie de productos que lleven sus logotipos o iconografía como llaveros, poleras o gorros.

En la librería Mi Opción, justo en el Comité Central del PC, los tazones con el logo del partido valen luca quina. Las chapitas 500.

Y tan de moda ha estado el PC después de la irrupción de Camila Vallejo en la arena política que incluso, explica Rojas, en tiendas del Portal Lyon o el Eurocentro se venden casi las mismas poleras, chapitas y parches con los logos y emblemas de la jota, aunque sus ventas, se quejan en el PC, no van a parar a las arcas del partido.

“Mucha gente utiliza nuestra iconografía y nunca hemos querido ser pesados con el tema de los derechos. Incluso Puma el 2010 sacó una campaña con la iconografía de la Brigada Ramona Parra”, comenta.

Según él, el 2011 fue un año positivo para las ventas de merchandisig rojo, cuando vendieron más de 800 banderas de la “patrulla juvenil”, fabricadas en un modesto taller de La Legua.