Sombra de rechazo a propuesta oficialista marca debate en el Senado por salario mínimo



Después de mucho blablá, dimes y diretes, habladurías y demases, el Gobierno y la oposición finalmente se verán las caras este martes en el Senado por el reajuste del sueldo mínimo, en medio de llamados a la “cordura” de parte del oficialismo para aprobar la oferta de La Moneda por 193.000 pesos y anuncios de la oposición sobre el rechazo a la propuesta, posición que probablemente se imponga finalmente.

Después de que se apaciguaran las aguas en el oficialismo tras la victoria de La Moneda y la Udi sobre sus socios de Renovación Nacional, que pretendían elevar la propuesta oficial a 200.000 pesos -con pataleta de Carlos Larraín entre medio- las cosas no parecen fáciles para el oficialismo en el Senado, donde es minoría y desde distintos sectores de la oposición se han anunciado votos en contra del proyecto a menos que se reconsidere la opción de elevar el salario mínimo a 200.000 pesos.

Durante el fin de semana, los diputados de RN, José Manuel Edwards y Cristián Monckeberg, hicieron un llamado a los parlamentarios de la Concertación a “terminar con las escaramuzas pirotécnicas y de una vez por todas asumir una postura responsable en la discusión del salario mínimo”, dejando atrás su alharaca por el monto en cuestión.

Los diputados RN recordaron que fue la propia bancada de su partido la que propuso inicialmente un aumento a $200.000 del sueldo mínimo, y que “esta solicitud fue escuchada por el Gobierno, que trabajó en un mecanismo que incluso permitirá superar esa cifra en algunos meses más, si como país mantenemos nuestro rendimiento económico”, dejando en claro que respaldarán la propuesta de Piñera.

Edwards recordó que el aumento real promedio del salario mínimo en los gobiernos de los ex Presidentes Ricardo Lagos y Michelle Bachelet fue de un 2,7 por ciento, misma cifra que la propuesta ahora por el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, al aumentar desde $182.000 a $193.000.

Por esto, ironizó ante declaraciones como las de los senadores DC Eduardo Frei y Jorge Pizarro o el PPD Guido Girardi, preguntándose si los parlamentarios que ahora anuncian su rechazo a la medida estuvieron en Chile durante esos años.

El diputado Cristián Monckeberg, en tanto, calificó de “impresentable” la amenaza del senador Girardi, quien llamó a obligar al Gobierno a utilizar el veto presidencial, y demostrar así, a juicio del parlamentario PPD, ausencia de compasión e insensibilidad con la pobreza.

Durante el feriado, Girardi declaró que proponía el rechazo a la propuesta para “que el Gobierno tenga que vetar para que todo el país se dé cuenta que aquí este gobierno lamentablemente no tiene ningún sentido de compasión, de sensibilidad, de compromiso con los más pobres, que son la gran mayoría de los trabajadores chilenos que reciben este ingreso mínimo”.

Para Monckeberg, “sería necesario que el senador Girardi, acostumbrado a las amenazas en los gobiernos de la Concertación, empezara a buscar un nuevo giro en su actividad política si no está dispuesto a reconocer el trabajo que ha hecho el Ejecutivo en este materia. El país ya está cansado de las críticas sin contenido y de la pirotecnia ausente de propuestas”.

En ese sentido, Monckeberg afirmó que “basta revisar el profundo impacto que tendrá el programa de Ingreso Ético Familiar, que busca que las personas salgan de la pobreza con ayuda del Estado, pero a través de su propio esfuerzo, así como el Bono Mujer, que contempla un subsidio mensual a las mujeres que trabajen, para darse cuenta de lo injusto que resulta esta crítica al Gobierno”.

En tanto, el ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, se refirió el viernes pasado al proyecto, destacando que “hemos planteado un reajuste importante, del 6%, lo que en términos reales significa un aumento real, con estas tasas de inflación, superior al reajuste real de la (ex) presidenta (Michelle) Bachelet”.

El ex Libertad y Desarrollo explicó que “hoy día estamos en una situación de diferencias con la oposición en el Congreso por el salario mínimo, pero nosotros vamos a mantener la posición de este reajuste en 193 mil pesos, porque obviamente tenemos que ser precavidos frente a la crisis económica internacional”.

Según Larroulet apelar a un monto mayor de reajuste “es no mirar la realidad que vive actualmente el país, el cual ha logrado no sufrir los efectos de la crisis económica internacional, justamente gracias a la responsabilidad con la que ha manejado este gobierno la economía”.

Comentarios