El fiscal oriente Carlos Gajardo, ordenó a la empresa Movistar –previa autorización al Octavo Juzgado de Garantía- que entregue todos los números de teléfono -de las llamadas entrantes y salientes- del celular del ex presidente de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), Luis Eugenio Díaz. La petición del perseguidor se enmarca entre el 1 de enero de 2010 y el 31 de marzo de 2012, es decir dos años y tres meses, según la información recabada por The Clinic Online.

La diligencia apunta a establecer con qué personas mantuvo comunicación durante su permanencia como presidente de la CNA, desde 2010 a febrero de 2011- período en el cual aprovechó de operar ilegalmente a favor de la Universidad Pedro de Valdivia (UPV), y la SEK. También abarca la fecha del período en que mantuvo contactos con el entonces rector de la Universidad Autónoma y actual ministro de Justicia, Teodoro Ribera, a quien le pidió que interviniera a favor de un sobrino en junio de 2010.

Hay que recordar que Díaz, junto al empresario de la UPV Ángel Maulén y el ex rector de la Universidad del Mar, se encuentran formalizados por los delitos de cohecho y lavado de dinero. Díaz además enfrenta el cargo de negociación incompatible.

El fiscal Gajardo también busca saber qué hizo Díaz con el dinero recibido desde las distintas universidades, por ejemplo del Mar, 100 millones de pesos, UBO 20 millones, Uniacc por 43 millones y la UPV 43 millones. Se suman además las que realizó en Gendarmería. La primera entre el 23 de noviembre y el 23 de diciembre de 2011, mientras que la segunda desde el 23 de enero al 30 de abril de 2012, recibiendo en total cerca de 5 millones de pesos.

Un detalle adicional es que el 4 de febrero se analizó en la CNA la acreditación del Instituto Incacea –donde Ribera participa de la propiedad- votación en la que Díaz y el jefe de la unidad de Educación Superior del Mineduc Juan José Ugarte, votaron a favor.

Al respecto, en la carpeta de investigación de la fiscalía constan al menos dos correos entre Díaz y Ugarte, donde el primero le informa como va el derrotero de las distintas acreditaciones, toda vez que critica al actuar del entonces presidente de la CNA, Patricio Basso.

Por esta razón solicitó todos los movimientos de la cuenta bancaria del BCI de la Sociedad Gestión, donde Díaz recibió los pagos. Y de la misma entidad la de carácter personal. Una tercera cuenta pertenece al Banco de Chile.

Esta revisión le permitirá a Gajardo acreditar o descartar si las platas cobradas por Díaz fueron invertidas en su patrimonio personal o bien pagó coimas a terceros, que podrían ir desde otros miembros de la CNA hasta campañas políticas.

La petición de Gajardo puede abrir una verdadera caja de Pandora y revelar nexos hasta ahora desconocidos.