Una historia de las orgías

Una historia de las orgías

Vía revistareplicante.com Por Jorge Rueda El ser humano se encuentra en la incómoda situación de poseer instintos animales y a la vez inclinaciones civilizadas que, de alguna manera, debe reconciliar, generalmente en detrimento de los primeros. Pero no es posible soportar indefinidamente la tensión, y para cada tipo de tensión existe una liberación: la orgía. Con gran éxito y sin sufrir ninguna censura, merced a su carácter de ensayo literario, Historia de las orgías [Barcelona: Ediciones B, 2004] fue publicado originalmente en 1958 por Burgo Partridge (1935-1963), hijo de Ralph y Frances Partridge, escritores, traductores y cronistas del Círculo de Bloomsbury (grupo de intelectuales ingleses de principios del siglo XX, enemigos activos de la rígida moral victoriana y que reunió a personajes como Virginia Woolf, su esposo, Leonard Sidney Woolf y su hermana Vanessa Bell, Bertrand Russell, Lytton Strachey, Edward Morgan Forster y Dora Carrington, entre otros), clique literaria de la que no habría que soslayar —como curiosidad y dado el título de la obra— que fueron dados a peculiares relaciones amorosas y endogámicas, que llevaron a Julian Bell (sobrino de Virgina Woolf) a escribir “Os atrevisteis a experimentar la homosexualidad, la promiscuidad, el pacifismo durante la Gran Guerra”.1 circunstancias que seguramente influyeron en el carácter de Burgo y más precisamente en su interés por el tema, y me atrevo a aventurarlo dado el comentario —en el epílogo de 2002 al libro— de su esposa, Hernietta Garnett (también fruto de la endogamia del grupo), quien apunta: “Más notable aún que la ocurrencia es el hecho de que una persona tan joven y tan notoriamente indisciplinada llegara de veras a sentarse a escribirla”. Es también notable, me atrevo a señalar, que fuera traducido y editado en nuestro idioma 46 años después —tal es el interés que despierta la difusión del estudio de las manifestaciones sexuales en nuestra cultura editorial. Qué puede haber tan obsceno en un texto que permaneció agazapado casi medio siglo a los ojos del ciudadano de a pie, porque si bien refiere andanzas de personajes como Casanova, el Marqués de Sade y Rasputín, así como escenas de prostíbulos y fiestas privadas de la Inglaterra victoriana, es un texto prolijo y bien narrado que ofrece una panorámica y consideraciones interesantes con respecto a una conducta sexual tabú; lo obsceno sin duda es su título, que despierta las deseos inconfesables de todos nosotros, es demasiado duro para incluirlo en el catálogo de algún librero mientras que sus cuidadas formas decepcionan a los lectores sensacionalistas, es decir, no da gusto ni a tirios ni a troyanos. La contención que genera en el ser humano la necesidad de conciliar sus instintos animales y sus inclinaciones civilizadas es el origen de la tensión que de una o de otra forma ha de canalizar el hombre. Partridge reconoce en la orgía la “descarga de tensión organizada, la liberación de histeria acumulada por la abstinencia y la contención y, como tal, tiende a adoptar una manifestación histérica o catártica”, incluso menciona la guerra como un tipo de orgía, aunque también percibe la “dificultades que plantea la identificación y definición de los demás tipos de orgías”, y centra su estudio en aquellas descargas de carácter sexual. Comienza su periplo cultural con los griegos, quizá la primera civilización de Occidente en disfrutar fiestas de este tipo ofrendadas a sus divinidades y ciclos naturales, y hace notar la distancia que separa a estos diletantes, equilibrados y hedonistas, de sus primeros herederos: los romanos lujuriosos y crueles, como corresponde a los apetitos de la sociedad de un imperio. Y es en esta distinción donde encuentra una diferencia orgiástica: mientras los griegos distinguían el carácter eventual de la orgía, su función como válvula de escape y de revalorador de la rutina, sus vecinos romanos potenciaron el carácter sádico de la orgía, que exacerbaba los distingos esclavistas y la posición del poderoso, convirtiendo su fiestas en orgías histéricas y criminales. En el siguiente capítulo nos conduce a través de la Edad Media, el carácter prohibitivo y censor de la Iglesia; los distintos grupos rebeldes y orgiásticos, e incluso sus “Fiestas de locos” encaminadas al desfogue anticlerical y al caos que devuelve su justo valor a la mesura de la vida diaria. Sigue leyendo haciendo click aquí.
Comentarios
Sabía ud que... LOS MÁS SUPERSTICIOSOS SON LOS CARPINTEROS PORQUE ESTÁN TODO EL DÍA TOCANDO MADERA. -------------------------------- Sabía ud que... HAY PERSONAS TAN MALÉFICAS QUE SON EL SEXO DEVIL. -------------------------------- Sabía ud que... NO SOY NI DEL SEXO DÉBIL NI DEL SEXO FUERTE, SOY DEL “SEXO, POR FAVORCITO”. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... COMO NO VAN A DEJAR LIBRE A LOS LADRONES SI LES DICEN “HABLE AHORA O CALLE PARA SIEMPRE”. --------------------------------