Este miércoles se cumplen tres años desde que Gustavo Cerati, vocalista de Soda Stereo, entró en un coma que lo ha mantenido fuera de este mundo durante mucho tiempo. A pesar de ello, su familia ha estado allí.

El diario argentino Perfil publicó hace unos días un reportaje donde narra la rutina diario del más famoso de los Soda Stereo a partir de declaraciones de sus más cercanos. Según cuenta Perfil, a Cerati lo levantan todos los días a las 9 de la mañana y lo ponen en un sillón especial donde recibe estimulaciones para mover algunos músculos de su cuerpo. En el mismo lugar lo visten con zapatillas, pantalones y polera. “Llegás y lo ves sentado, como si estuviera durmiendo. Se ha dicho tanto de él, está hermoso” dice un entrevistado que lo visita seguido.

Además, según versa el artículo, lo afeitan y le cortan el pelo. De hecho, Óscar Valdés, su amigo y peluquero, más de una vez lo ha visitado. Pero no cualquiera puede visitarlo. La seguridad es tal que para entrar a la habitación hay un registra huellas dactilar. Sólo su madre y sus hermanas pueden entrar presionando su pulgar contra el artefacto. Así, según cuenta el reportaje, se resguardan de filtraciones de imágenes del vocalista, por ejemplo.

Por otro lado, se menciona que Cerati sí reacciona ante ciertos estímulos. Uno de ellos es la llegada de su madre. El vocalista mueve la cabeza hacia el lado donde se sienta su madre cada vez que lo visita. Asimismo el artículo dice que traga saliva cuando le dicen que lo haga. Eso sí, hasta ahí llega. Según sus familiares, Cerati “escucha, lo que no sabemos bien es cómo lo procesa”.