Juan Eduardo Donoso, ex jefe de campaña y de gabinete de la alcaldesa de Providencia: “El poder desquició a Josefa Errázuriz”

Juan Eduardo Donoso, ex jefe de campaña y de gabinete de la alcaldesa de Providencia: “El poder desquició a Josefa Errázuriz”

Desde la primera campaña política de Josefa Errázuriz, Juan Eduardo Donoso (68) -ex MIR y empresario- ha sido la mano derecha de la alcaldesa. Su casa fue el primer comando de La Pepa, repartió panfletos en el barrio, se subió en cajones de manzanas para convencer a viva voz a los vecinos y puso plata de su propio bolsillo para defender el proyecto que finalmente derrocó a Labbé. A dos años del hito, Donoso abandona la municipalidad y asegura que el movimiento colectivo por el que luchó se fue a la cresta porque Josefa Errázuriz sucumbió ante el poder. “Aquí se generó una épica, una idea de hacer la política de otra forma, pero caímos exactamente en lo mismo por ella”.

Juan-Eduardo-Donoso ¿El poder cambió a Josefa Errázuriz?
 El poder la desquició. Cambió de personalidad. Mi amiga desapareció. Ella es otra persona. Lo vivimos todos los que estábamos alrededor. Aceptaba solo opiniones positivas, cualquier opinión o dato negativo no lo aceptaba. Con eso se empezó a aislar y a rodearse de gente que le decía todas las cosas buenas. Ahí yo dije “esta mujer está enferma”. Me puse a buscar y me encontré con esto del hybris, que es la estupidez que le produce el poder a algunas personas. A la gente la transforma en estúpida. ¿Se lo dijiste a Josefa? Sí. O sea, no estúpida. Lo del hybris sí. Sobre su escritorio hay un fajo de papeles, de los cuales, gran parte es la recopilación que Donoso ha hecho sobre el “síndrome de hybris”. La palabra hybris, de origen griego, era utilizada para referirse a los héroes que conquistan la gloria y se embriagan de poder creyéndose dioses. El “síndrome de hybris” es un desorden de personalidad estudiado hace años por el político, ex ministro y neurólogo británico David Owen en el que se basó para analizar a líderes como George Bush y Tony Blair, entre otros. “Endiosamiento, desconfianza, déficit de atención, aislamiento y una férrea seguridad en uno mismo que se transforma en desmesura y absolutismo. También la necesidad de acompañarse de una corte de aduladores hasta el borde del abismo”, son los síntomas que aparecen en la primera página de la compilación y que, según Donoso, describen de manera perfecta la situación de Josefa Errázuriz. AMIGOS DEL BARRIO ¿Cómo conociste a Josefa Errázuriz? Josefa era dirigenta de la junta de vecinos de Los Estanques y más tarde fue presidenta de la Unión Comunal. Yo era presidente de la junta de vecinos de Bellavista y nos encontrábamos de vez en cuando en las reuniones. Así nos empezamos a acercar. Esto fue como en el 2005. ¿Cuál era tu opinión de ella?
 Era una líder muy valorada, una persona muy cercana a todo el mundo. ¿Cuál era el estilo que la caracterizaba como líder?
 Estaba en todo. Por eso cuando llegaron las elecciones de concejales, todas las juntas de vecinos decidimos presentar a la Pepa como candidata. Fue una campaña que armamos el marido de Josefa, Lorenzo, Josefa, mi mujer y yo. Salíamos juntos a comer, nos hicimos bastante amigos, con los hijos de la Pepa también. Nos poníamos en las esquinas con cajones de manzanas a hablar, hablar y hablar. No salió, pero fue un muy buen primer paso.
 ¿En qué momento la definen como candidata a alcaldesa?
 Era diciembre del 2011 y no había candidato. Pero en septiembre de ese año se produce el homenaje a Krassnoff (ex brigadier del Ejército, agente de la DINA y preso por violaciones a los derechos humanos), que fue un detonante muy importante. El hecho de que Labbé, como alcalde, fuera propulsor de esta idea era demasiado brutal. Ya no se trataba de ser de derecha o de izquierda, a todo el mundo en Providencia esto le pareció pésimo. Nosotros dijimos basta. Tratamos de impulsar que en las elecciones no se votara por una foto, sino que por una idea. ¿Cómo llega ella a encarnar esta idea? Era la que cumplía con mayores requisitos. Es una persona capaz de expresar bien sus ideas. Había peleado contra la dictadura, pero venía del colegio Villa María; un equilibrio que para Providencia es importante. Era presidenta de la Unión Comunal, de la organización ecológica Ciudad Viva y tesorera de la Corporación de amigos del MAC. Cuando Labbé la trató de “dueña de casa”, se puso la cruz encima po, porque no concordaba. ¿Te tocó tener que convencer a Josefa para que se postulara? No de convencerla, sino de ver pros y contras. Lo único que pensábamos era que tenía que haber primarias en Providencia. Finalmente compitieron Cristóbal Bellolio, Javier Insulza y la Pepa. Entre todos creamos Providencia Participa para las primarias. Una primaria buena onda, organizada entre los contrincantes. Absolutamente. Nosotros la vimos dura porque no teníamos nada. Éramos cuatro gatos repartiendo panfletos y multiplicándonos por diez. Pero la Pepa se conocía al dedillo la Muni, los otros dos eran allegados. Fue muy fuerte cuando Revolución Democrática le dio el apoyo a la Pepa, ahí empezó a haber interés de los medios, que antes ni nos pescaban. Estábamos asustados. Ya íbamos a la pelea. ¿Cómo fue cuando ganaron las primarias? Dijimos: aquí hay que ponerse serio y darlo todo. Hasta ahí no teníamos ni un peso, pa juntar las 500 lucas que gastamos en las primarias tuvimos que hacer una vaca. Nadie nos quiso dar plata, nos decían “¡Cómo van a sacar a Labbé, estai loco!”. Pero cuando ganamos hubo personas que el primer día nos dieron un millón. En total gastamos 70 millones, cosa que es insólita. Una campaña no vale menos de 300, 400 millones. Y es que claro, todo el mundo trabajaba gratis. A esas alturas ya eras jefe de campaña Sí, la Pepa me lo pidió. Y el comando real era este, las reuniones se hacían en mi casa todos los domingos. ¿Lo pasaban bien?
 Siii po, había copete po. Un par de botellitas de vino salían ahí. Con todo el mundo que yo he hablado de esto se recuerdan que fue muy agradable. Participaba gente de todos lados. Bellolio, Insulza, Giorgo Jackson, Jorge Burgos, el Chico Solari, Garretón, Carcavilla, la Marta Lagos... A veces vino gente de derecha derecha a ver si podían aportar algo. Después se fueron. ¿Nunca hubo roces?
 Cero. ¿Hay un paralelo entre esta campaña y la del NO?
 Para mí sí. Tratamos de darle un formato similar. Este era el último vestigio de la dictadura. En ese sentido, ¿sentiste algo similar a lo que era combatir la dictadura?
 No, porque nosotros pusimos una norma al principio: Labbé no existe. Lo que estábamos presentando era un programa. Se entendía que queríamos deshacernos de él, pero no era explícito. Nos teníamos que presentar como una nueva Providencia, sin autoritarismo. Llegábamos a las casas del sector que creíamos pro Labbé y la gente nos recibía con los brazos abiertos. Esto fue épica pura, la gente se sintió interpretada. Empezamos a crecer como una bola de nieve. Teníamos 1200 voluntarios. Me acuerdo de una vez que entró una señora al comando, nos dejó unos pasteles diciendo “Estoy feliz, esto es fantástico”. ¿Desde cuándo no se vivía esa épica?
 Yo la viví con Allende. Estuve mucho tiempo afuera, pero me imagino que es la épica del NO. Cuando nos dimos cuenta de que habíamos ganado, nos miramos con la Pepa y no creíamos la historia. Tiene que haber sido muy similar al NO: la gente se identificó con algo que creía que iba a pasar… Pero que después no pasó. EL PALACIO DE LA REINA DESNUDA Juan-Eduardo-Donoso-foto-alejandro-olivares ¿Cómo fue la entrada a la Municipalidad? Nos entregaron las cosas y nos fuimos de espaldas porque no había nada. La gestión de Labbé, que era tan fantástica, era pura pantalla. Pensábamos que nos íbamos a encontrar con una organización muy clara desde el punto de vista contable, por ejemplo. ¡No! Las cuentas se demoraron meses en ajustarse. Cuando la Pepa dijo que esto era una municipalidad de utilería, tenía sus razones. ¿Cómo decidieron la distribución de cargos? En el fondo era yo y la Pepa que conversábamos ese tema, pero fue ella la que decidió quiénes llegaban y al final puso gente suya. Llegó Lautaro Contreras a la Administración Municipal, que era un conocido de la Pepa, y a mí no me pareció idóneo. Era un poquitín prepotentón y él no participó en la campaña ni nada. En la campaña todo el mundo había sido todo lo contrario, fue una cuestión en la cual existía amistad entre la gente y buena voluntad. Lautaro no me dio esa impresión. ¿Te molesta que ella haya sumado gente en la municipalidad que no venía del proyecto colectivo? Claro. Yo sostengo que es un proyecto participativo que terminó siendo un proyecto individual. Desde el principio teníamos un equipo, que era en parte el de la campaña, y tratamos de hacer una dirección colectiva que apoyara a la Pepa con reuniones una vez a la semana. Pero la Pepa no logró soportar eso y ahí empieza el quiebre. ¿Qué es lo que no logró soportar?
 Trabajar en equipo. ¿Algo que antes sí hacía?
 Sí, claro. Pero ahí empieza a romper este equipo. No te escuchaba, interrumpía permanentemente. Un día me dijo “Mira, yo a ustedes les aguanté que me mandaran durante toda la campaña, ahora yo los mando a ustedes”. ¿Por qué decides irte? Porque dejé de creer en la Pepa y, como recibí por ahí mensajes de que ella quería que yo ya me fuera, eso me ayudó mucho a tomar la decisión. Al igual que tú, varios colaboradores cercanos que llegaron con ella a la municipalidad se han ido. En una entrevista ella lo atribuyó a que “no daban el ancho”. Es ella la que no da el ancho. Esto es como un equipo de fútbol, de repente se van todos los jugadores y queda solo el entrenador. Claro, le va a echar la culpa a los jugadores, pero es quien dirige el cuento. ¡Cómo se le ocurre decir una cosa así po! ¿Jorge Andrés Richards no dio el ancho?, ¿Harry Abrahams no dio el ancho?, ¿Tomás Marín o su secretaria no dieron el ancho? ¿Por qué la migración entonces?
 Porque no aguantaban el ambiente. Incluso en broma nosotros hablábamos de la rotonda de los puñales, cáchate, o sea ya nadie soportaba el ambiente que había ahí. Las secretarias de la Pepa se fueron todas. Este ambiente insoportable del que hablas, ¿era por choques políticos entre gente de distintos partidos o había algo más?
 No. Solo poder. Todo el mundo estaba peleando por una cuota de poder, pero en definitiva quien debía distribuir el poder era la jefa. Y eso empezó a romperlo todo. Por ejemplo, yo llegaba a las 8 todos los días para reunirme con ella. Pues Lautaro Contreras empezó a llegar a las 7.30. Yo no estoy para esa pelea chica y tonta. Una pelea por ser el favorito. Claro, era infantil.
 ¿Cuál era la manera de tener más poder?
 Decirle que estaba todo fantástico. Y yo no soy capaz de eso, por el contrario, yo le decía “aquí la estamos cagando”, “modifiquemos esta cuestión”. Pero dejó de escucharme y terminó escuchando a Carola Muñoz, que era la encargada de comunicaciones que trajo porque había sido profesora de su hija. Además llegó Alejandro Canales, que le ve la agenda a la Pepa y va con ella a todos lados, otra persona que le va diciendo a todo “uy qué bien lo hace alcaldesa”, “ese vestido le queda muy bien”. Y así terminó siendo la reina desnuda: como todo el mundo le decía “oye, qué bien te queda el vestido”, no le gustaba que un niñito por ahí le dijera “señora, anda en pelota'”. A esas alturas ya le dije que me quería ir a la Fundación (Cultural de Providencia) porque no soportaba más este ambiente ácido. A partir de enero no hablé nunca más con ella. Me acuerdo de que antes le dije “Pepa, te subiste a un avión privado, andai a 10 mil metros de altura volando y nos dejaste a todos abajo”. ¿También dejó abajo a los vecinos? Yo diría que sí. Antes era cercana a la gente, seguía con las ideas de mejorar la comuna, pero desde abajo. En un momento determinado hizo un switch, empezó a sentirse superior. Se creyó el tema de que era un personaje muy importante en el país y empezó a trabajar para eso. ¿Qué pasó con el proyecto que tenían? El proyecto colectivo se fue a la cresta. Ahora es SU proyecto. El movimiento que nosotros creamos era eso, un movimiento, pero después ella creyó que el movimiento era la Josefa Errázuriz y hasta el día de hoy lo sigue creyendo. El concejal Jaime Parada declaró “Me gustaría que Josefa escuchara más”. ¿Esa sensación la tienen muchas de las personas que trabajan ahí? Todas. Al final lo que ella está escuchando es su voz interna. En una entrevista, Josefa Errázuriz dijo que “el poder es muy solo”. El hybris te genera eso. Cuando vi la foto de la portada de esa entrevista me fui de espaldas. Está sentada sola en su oficina de la municipalidad mirando por la ventana, mirando los cortinajes. ¿Crees que era apta para el puesto?
 Absolutamente. Si hubiese seguido más o menos igual a como funcionaba antes. ¿Qué opinas de la ordenanza que restringe el horario de venta de alcohol? Fue una cosa absolutamente inconsulta. Salió de repente y yo, y todos los vecinos, nos enteramos por la prensa. Desde el principio supe que iba a quedar la escoba porque no hubo consulta y esto no es bueno para los locatarios. Aún así, era bueno para nosotros, así que los vecinos le mandamos una carta diciendo que la defendíamos hasta el final. ¿Qué opinas de que la comparen con un dictador, lo de Prohibidencia? Eso es una estupidez. No tiene nada que ver. La campaña que se ha hecho contra la Pepa de parte de los locatarios ha sido una cosa brutal y que la hayan hecho cambiar de opinión ahora… Esta semana, la reunión para cambiar la ordenanza fue fallida. Se enredó demasiado y la ordenanza quedó igual, lo que es un error. Lo que falta aquí es coordinación de la Muni. ¿Ese cambio de opinión fue para no quedar mal con nadie? Sí. ¿Le importa mucho tener aprobación? ¿Tú decís como un Piñera así, que quiere que la quieran? Sí. ¿Qué estabas haciendo en la Municipalidad antes de irte? Llegó un punto en el que ya no tenía nada que hacer. Yo estaba de encargado de relaciones institucionales para traer exposiciones de afuera, pero me encontré con que no teníamos seguridad ni sistema para la humedad. Además el primer presupuesto nos llegó en agosto. Entonces ¡córtala! Te tenían un poco pal webeo...
 Así no más. Y a toda la Fundación.
 ¿A qué atribuyes este mal funcionamiento?
 Es culpa de la dirección. Mi queja principal es que no hay un líder. Hay descoordinación interna, boicot. Hubo mucha gente que estaba desde antes en la municipalidad que quería colaborar, pero había otros que estaban permanentemente boicoteando. Aún así, el problema principal somos nosotros. El no tener partido político es súper complicado para un movimiento ciudadano. No hay algo que te obligue a comportarte de una determinada forma. A cuadrarse...
 No hay encuadre y eso lo hace muy complicado. Una de mis grandes dudas en este momento es cuál es el futuro de los movimientos ciudadanos, porque en el mundo en general no han tenido un éxito muy grande. MOVIMIENTOS CIUDADANOS Bachelet llegó al poder empapada de los movimientos ciudadanos con sus tres grandes reformas, pero pareciera que esa épica también ha ido desapareciendo. ¿Existe un paralelo entre Bachelet y Errázuriz? 
 No. A ver, yo no era bacheletista, pero lo ha hecho bien. Encuentro que la derecha le está tirando pura mierda. Ha hecho mucho ruido con toda esta cuestión de la reforma educacional y pa qué te digo esto de andar diciendo que la reforma tributaria le saca plata del bolsillo a la gente. Ha sido un escándalo desproporcionado. Pero muchos de los actores que impulsaron las movilizaciones estudiantiles están disconformes con la reforma educacional. Es que otra cosa es con guitarra. Cuando tú llegas al poder, la forma en como haces las cosas probablemente no le va a gustar a todo el mundo. ¿Esto que dices, “otra cosa es con guitarra”, les pasó a ustedes en Providencia?
 Sí, total. Pero creo que se podría haber conservado la épica y se perdió porque se metió gente que no ensambló con nosotros. Aunque yo no me quito responsabilidades de cagadas que he dejado. Todos las hemos dejado, por inexperiencia. ¿Fue riesgoso desembarcar con este movimiento ciudadano a la municipalidad y no tener gente con más experiencia en política?
 El problema es que si se hubiese metido esa gente en la campaña, nos hubieran comido. La gente que está en la política está permanentemente comiéndose al resto. Tienes dudas de cómo se comportan los movimientos una vez llegados al poder. Claro, porque es gallada que llega al poder así de repente. Aquí se generó una épica, una idea de hacer la política de otra forma, pero caímos exactamente en lo mismo por ella. Lo que nosotros queríamos era arreglar las cosas, pura buena voluntad no más, pero necesitai detrás una estructura. ¿Cómo los movimientos ciudadanos pueden tener éxito?, ¿o son solamente movimientos en un período y cuando se llega al poder hay que armar otra cosa, con otra gente? Que dirigentes del movimiento estudiantil como Jackson o Boric hayan llegado al Congreso, ¿no es el éxito de un movimiento ciudadano? Lo es. Son un producto del movimiento que los tiró pa arriba. ¿Qué los diferencia a ellos de Josefa? Boric y Jackson han sido consecuentes. A ellos no los atacó el poder. La Pepa fue demasiado evidente. ¿Qué opinas de un posible regreso de Labbé?
 Labbé es el pasado. Ya nadie quiere eso, solo él y su familia. No creo que la UDI le dé el paso, se pasaría de tonta. Lo veo tan improbable. Qué opinas de otros posibles candidatos como: Luciano Cruz-Coke, la esposa de Labbé o Cecilia Morel. La esposa de Labbé es Labbé. Es pasado. Cruz-Coke sería un buen candidato para la derecha, porque es un gallo limpio, que no molesta a nadie. No sé si sería eficiente, creo que no fue muy buen ministro. La mujer de Piñera es una persona querida, limpia. Te digo un nombre que me encantaría, pero no sé si a él le encante: Jorge Burgos. Es un tremendo tipo, muy querido, yo creo que él podría salir. Tenemos que llegar a candidatos de ese tipo. Gente que tenga experiencia en cargos políticos. Gente probada, que el poder no la vuelva loca.
Comentarios
Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. -------------------------------- Sabía ud que... LOS MÁS SUPERSTICIOSOS SON LOS CARPINTEROS PORQUE ESTÁN TODO EL DÍA TOCANDO MADERA. -------------------------------- Sabía ud que... A VECES CANTO ODAS, OTRAS VECES SOLO ALGUNOS MINUTOS. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... CUANDO HANNIBAL LECTER LEE UN LIBRO DE COCINA, PARTE POR EL ÍNDICE. --------------------------------