La joven danesa Emma Holten, a sus 17 años, se encontró un día con sus cuentas de redes sociales llenas de mensajes subidos de tono con fotos de ella desnuda. Había sido víctima de una filtración hecha por alguna persona que estuvo con ella, práctica que ha sido llamada en Estados Unidos como “porn revenge”, porno vengativo en español. Nunca supo quién ni cómo, pero resultó que sus imágenes íntimas terminaron en cientos de páginas alrededor del mundo.

Entonces, vio que hombres de todas partes del mundo le escribían para intentar concretar encuentros sexuales, o simplemente, para demostrarle su calentura. En todo caso, hubo uno que otro que le preguntó por qué le había pasado esto.

“¿Tus papás saben que eres una puta? ¿Te echaron de tu trabajo? ¿Cuál es la historia detrás de todo esto? ¿Quién te hizo esto? Mándame más más fotos desnuda o si no le mandaré estas a tu jefe”, decían algunos de los mensajes que recibió.

El desafortunado hecho la afectó profundamente. “Pasé mucho tiempo pensando cómo dejar de odiar mi cuerpo. Lo culpaba por mi humillación. ¿Cómo es que la gente podía tratarme de esa manera? ¿Será posible que en algún momento me mire a mí misma y vea a un ser humano?”, recuerda la joven según consigna Buzzfeed.

Pero tomó una decisión. Para revertir su trauma, usó la misma medicina. Consiguió una fotógrafa y se hizo fotos desnuda. Todo para “rehumanizar mi cuerpo, mi cuerpo desnudo”.

La artista elegida fue Cecilie Bødker, quien intentó convertir a Emma en un ser sexual y “no un objeto sexual”.

“Un montón de gente me ha apoyado (…) otra ha dicho que mis nuevas fotos son lo mismo que lo que me hicieron anteriormente”. “Necesitamos tener esta discusión ahora. Es urgente. La gente está torturándose a sí mismos y siendo “exiliados” de sus propias comunidades. Esto no es solamente sobre el porno no consentido, sino también sobre tu derecho a discutir sobre tu sexualidad, tu vida personal, tus secretos, tus idas políticas y todo sin el miedo de ser acosada o acosado”, agregó Holten.

En Estados Unidos se ha convertido en una tendencia el llamado “porno vengativo”, que consiste en la liberación de videos o fotos íntimas de una persona por parte de una expareja o acompañante sexual. Por ello, la joven llamó a este intento un “proyecto consentido” o “con consentimiento”.

Acá algunas fotos de la sesión de Emma Holten.

Si quieres ver todas las fotos, entra aquí.