avion rio efe

El siniestro de un avión de la taiwanesa TransAsia hoy en Taipei, capital de Taiwán, ha dejado por el momento 23 muertos, 15 heridos y 20 desaparecidos, a quienes los equipos de salvamento tratan de rescatar, según el Gobierno local.

El aparato, con 58 personas a bordo -entre ellos, cinco tripulantes y dos menores- se precipitó al río Jilong tras realizar un giro brusco y golpear un viaducto por causas desconocidas, a pocos minutos de despegar con dirección a la isla de Kinmen, a escasos kilómetros de la costa china.

El suceso ocurrió sobre las 11.00 hora local y aún continúa la operación de salvamento, en la que han participado más de 1.000 efectivos civiles y militares, junto a numerosas lanchas, balsas y helicópteros.

En el fuselaje del avión, mantenido a flote por numerosas balsas, se encuentran atrapados unos veinte pasajeros, a quienes se intenta rescatar en una laboriosa operación, debido a que sólo quedó una puerta del avión sobre el agua del río por la que acceder al aparato.

La parte delantera del avión se hundió en el río y el fuselaje está seriamente deformado debido al impacto, lo que dificulta la operación de rescate, explicó el jefe en funciones del Cuerpo de Bomberos de Taipei, Wu Chun-hung.

Las autoridades no descartan que algunos de los desaparecidos hayan sido arrastrados por la corriente, ya que se han encontrado restos de equipajes hasta a un kilómetro de distancia del siniestro.

“Algunos pasajeros fueron despedidos del avión con sus asientos, y estamos buscando en el río porque algunos han sido arrastrados por la corriente y esperamos hallar supervivientes”, dijo Wu.

En la caída del avión, grabada y fotografiada desde autos que circulaban por la carretera que recorre el puente contra el que se chocó, el aparato rozó a un taxi con el extremo de su ala izquierda antes de precipitarse sobre las aguas.

Según testigos presenciales, el piloto intentó remontar el vuelo antes de que el avión chocara con el puente y acabara finalmente en las aguas del río, tan sólo a 5 kilómetros de la pista de despegue.

De acuerdo con un mapa publicado por las autoridades, el vuelo debería haber girado hacia el sur inmediatamente después del despegue, pero por motivos desconocidos continuó en línea recta hacia el río Jilong.

El avión, un bimotor turbohélice ATR-72 de fabricación franco-italiana, tenía menos de un año y había pasado su última revisión el pasado día 26, según la Aviación Civil Aeronáutica.