ruiz

El empresario y exministro de Piñera, Gabriel Ruiz-Tagle, insistió en su inocencia en el llamado Confortgate, hecho en que según el requerimiento que la Fiscalía Nacional Económica (FNE) envió a el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) participó como dueño de la entonces papelera Pisa (hoy SCA Chile).

En entrevista con Tele13 Radio, el ex presidente de Colo Colo aseguró que la parte que yo conozco es “hasta el 2003, en esa época no se produjo ninguna colusión”.

“Posteriormente cambian las cosas entre la SCA y la CMPC. En 2006, cuando me alejé totalmente de la gestión se producen actos de colusión”, afirmó.

El ex ministro del Deporte reconoció las reuniones con el entonces gerente de CMPC Tissue, Jorge Morel, pero aseguró que el tenor de éstas no era para urdir algún tipo de estrategia de fijación de precios, sino que para reclamar por las presiones que ejercía la empresa de los Matte como agente dominante del mercado.

“Fue para reclamar contra las irregularidades como pactos de exclusividad con retail, bloqueo para las promociones, situaciones que nos tenían complicado”, indicó.

“Para nadie es un misterio que ha habido desde los últimos 50 años un productor dominante que ha hecho lo que ha querido, eso es una realidad que conoce todo el mundo”, agregó.

Ruiz-Tagle, además recordó que la empresa de los Matte y SCA están procesados en Colombia por un acuerdo similar.

Sobre el porqué de no haber denunciado en su momento las presiones de CMPC, aseguró que “era pelearse con el cliente por el resto de la vida (…) Era un gigante con una empresa chiquita. Esa es la realidad de esta historia”.

Consultado sobre las eventuales consecuencias del Confortgate en su eventual candidatura a la alcaldía de Providencia, dijo que lo primero “que me interesa es que las cosas queden claras (…) quiero darle un poco de tiempo para que las cosas se vayan decantando y aclarando”.

“Hay que tratar de no mezclaras, hoy en día es importante que se aclare el tema”, afirmó, admitiendo que si es un obstáculo para que su partido recupere el sillón edilicio será el primero en bajarse.

“A diferencia de muchos otros, no dependo de una carrera política. No voy a ser jamás un obstáculo”, precisó.