Tiroteo París TV

“Por qué el Estado Islámico odia a Francia” es el título de artículo con que el diario El País de España intenta explicar las motivaciones que hubo detrás del atentado del viernes pasado en París donde murieron 129 personas.

Al inicio de la crónica, el medio recuerda la frase que en septiembre de 2104 pronunció el portavoz oficial del Estado Islámico, Abu Mohamed Al-Adnani, palabras que ahora resuenan como proféticas.

“Golpea su cabeza con una roca, o mátalo con un cuchillo, o atropéllalo con tu coche, o empújalo desde un lugar elevado, o asfíxialo, o envenénalo”, le dijo entonces a su partidarios Al-Adnani. Pero eso no fue todo, y quizás acá lo más revelador…  “especialmente, los sucios y despreciables franceses”.

De acuerdo a la versión de la Fiscalía de París, agrega El País, quienes perpetraron el ataque a Le Bataclan justificaron su violencia por el hecho de que Francia participe de la coalición que bombardea los bastiones yihadistas en Oriente Próximo.

Esta tesis parece no ser compartida del todo por los expertos galos en el tema del terrorismo y la yihad.

Por ejemplo, el geógrafo Fabrice Balanche, especialista en Siria y director del Grupo de Estudios del Mediterráneo y Oriente Medio en la Universidad de Lyon, sostien que el citado argumento es “parcialmente contradictorio”, ya que Francia ha sido, hasta la fecha, el país occidental menos hostil a los sunitas y el más duro con Bachar el Asad.

“París ha apoyado a la oposición política en Siria, ha armado a algunos grupos rebeldes y se ha mostrado inflexible en la lucha contra El Asad, mientras otras capitales europeas moderaban sus posturas”, sostiene Balanche. “Además, el 95% de los ataques aéreos contra el ISIS en Siria e Irak son iniciativa de estadounidenses”, agrega.

En palabras de otros personeros galos, como el exministro socialista Jack Lang “se trata de un ataque a nuestros valores. No sólo los de Francia, sino los de todos los países que comparten la fe en la democracia, la tolerancia y el valor del ser humano. Se trata de una embestida contra los valores de la Ilustración del siglo XVIII, contrarios a su visión totalitaria del mundo”.

“Atacan a todo Occidente, pero Francia es un país especialmente simbólico, no sólo por nuestra firme participación militar en Siria, sino por ser el lugar de la Revolución de 1789 y del Siglo de las Luces”, opina Lang.

El consultor en terrorismo y experto sobre la financiación de las redes yihadistas, Jean-Charles Brisard, se expresa en un línea similar y dice que “el apego de los franceses a los valores republicanos, especialmente el laicismo, es algo que contraría al islam radical, incluido a sus partidarios residentes en Francia. Es un argumento recurrente, que permite movilizar mejor en su entorno”.

“Francia es el país al que más apunta el ISIS, por defender un sistema de valores en las antípodas del suyo”, complementa Balanche, quien al mismo tiempo afirma que también es “el país que más yihadistas proporciona. Serían 600 en Siria e Irak, según datos del Ministerio del Interior, pero más de 2.000, según fuentes no oficiales de los servicios de información. Todos ellos son susceptibles de volver al territorio francés para perpetrar atentados”.

El politólogo Gilles Kepel, gran especialista francés en el mundo árabe, dijo a Le Monde que “lo que desea el Estado Islámico es provocar la guerra civil”.

Este lunes, en un discurso ante el Congreso de la nación, el presidente François Hollande aseguró que tras esos hechos su país está en guerra y que ahora la misión no es controlar al Estado Islámico, sino que destruirlo.

Francia “ha triunfado ante adversarios mucho más temibles que estos cobardes asesinos”, dijo Hollande, agregando que “en esta guerra que comenzó unos años atrás, todos somos conscientes de que necesitamos tiempo, paciencia y dureza para pelear”, agregó.