maduro efe

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, votó en la tarde de hoy en las elecciones que renovarán el Parlamento y llamó a sus conciudadanos a volcarse a las recintos electorales, tras admitir que el proceso tuvo un inicio “un poco lento”.

“Que nadie se quede sin votar, que nadie se quede en su casa. En familia, en cambote (en masa), abrazados, a pie, en bicicleta, en moto, en burro, como sea a votar, votar y votar”, exhortó.

“Ese es el llamado que yo les hago desde mi corazón a millones de mujeres y hombres que todavía aún están pendientes de ejercer su voluntad consciente”, dijo sin precisar cuántos millones ya habían votado a esa hora.

Los ciudadanos que faltan por votar, del total de casi 19,5 millones convocados a las urnas para renovar la unicameral Asamblea Nacional (AN, Parlamento) de 167 escaños, podrán continuar en las filas ante las mesas electorales más allá de la hora de cierre prevista, a las 18.00 locales (22.30 GMT).

La ley venezolana prohíbe el cierre del proceso mientras haya ciudadanos a la espera de ejercer su derecho al sufragio.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, declaró que diez minutos antes de la apertura de la votación, a las 6.00 horas, “casi el ciento por ciento de los operadores de las máquinas de votación y los técnicos de soportes” estaban en sus puestos, y que “a las seis en punto teníamos el ciento por ciento de la plataforma tecnológica” operativa.

Sin embargo, la asistencia de los votantes “empezó un poco lento en comparación a procesos anteriores”, añadió a su vez Maduro sin más precisiones aunque tras recordar que esta es la vigésima elección en 17 años de la Revolución Bolivariana, como llama su gestión presidencial de continuidad a la de su mentor y fallecido antecesor Hugo Chávez (1999-2013).

En ese lapso, subrayó, se construyó en Venezuela “un sistema electoral que es una maravilla para los expertos electorales y los acompañantes electorales del mundo”, testigos “in situ” del proceso.

“Es un sistema electoral invulnerable que superó todas las rémoras de la vieja anticultura del fraude” que imperó en el país “a imagen y semejanza de la capacidad para hacer trampa, de la maldad y picardía malévola de quienes gobernaron” antes de la asunción de Chávez, añadió en declaraciones a periodistas tras emitir su voto.

Maduro criticó a su vez que la oposición a su Gobierno no se haya comprometido formalmente a respetar el resultado de las elecciones, “cualquier que sea el resultado, como lo hemos hecho nosotros, por la calle del medio”, remarcó.

“Ningún vocero de la oposición ha dicho que va a reconocer los resultados y lo lamentamos. Al final van a tener que reconocerlos. ¿Cómo no reconocerlos? Uno no puede estar jugando al ‘si gano reconozco y si pierdo no reconozco’. ¿Qué política es esa?, ¿qué ética y cultura política es esa?”, se preguntó tras insistir en que con Chávez se puso fin a la “anticultura del fraude”.

Maduro fue advertido por periodistas de que el secretario ejecutivo de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, ha sugerido que, si la oposición gana el control del Parlamento, convocará a un referendo revocatorio de su mandato presidencial.

“Todo lo demás lo puede intentar cuando le dé la gana al señor ‘Chuo’ Torrealba. Hágalo señor, todo, pero con Chávez no se meta. ¿Qué necesidad hay que el señor Torrealba diga esas cosas y amenace al pueblo? Son millones lo que amamos a Chávez y ofende a millones”.