masturbacionmujer1 Imagen de referencia

Aunque es placentero, y hasta sano en algunos casos pues ayuda a prevenir el cáncer de próstata a los hombres y a recuperar la fuerza del piso pélvico a las mujeres, hay casos de masturbación en exceso que han conducido a extremos, como la muerte.

En el artículo “Los peligros de masturbarse” publicado en vice.com, Justin Caffier, cuenta cinco casos extremos que producen dolor de sólo leerlos.

Penes fracturados

Pese a que no hay hueso, el pene tiene un núcleo interno llamado el corpus cavernosum que se puede tensar demasiado y llegar a romper en situaciones como masturbación en exceso o sexo con acrobacias.

Algo así le sucedió a un joven de 17 años que un día cualquiera, en medio de sus sesiones de autoplacer, escuchó un repentino pop seguido de una flacidez inmediata. Luego, su miembro comenzó a hincharse al punto de tener que se operado de urgencia.

Luego su pene comenzó a inflamarse. Siguió inflamándose hasta que llevó su miembro en forma de berenjena al hospital para que le realizaran una cirugía inmediata.

Hemorragias internas

Esta historia cuenta la vivencia de una mujer que casi muere por el uso de un dildo, que compró en la tienda Pipedream Products Inc.

Resulta que llevaba apenas un minuto el juguete cuando sintió un agudo dolor vaginal y una severa hemorragia.

Según el relato, la pérdida masiva de sangre se originó en una de sus arterias ilíacas, las cuales están localizadas en el fondo del abdomen bajo y pueden romperse por un trauma contundente originado por objetos insertados en el ano y en la vagina.

Meato uretal sangrante UR

Esta narración cuenta de un viejo australiano que pensó que sería divertido insertar un tenedor de 10 centímetros en su uretra. El efecto, qué duda cabe, fue mucha sangre, mucho lubricante y muchos fórceps después Ahora el hombre tiene que orinar como si colocara su dedo en la boca de una manguera.

Más extremo que los anteriores, este caso trata de una mujer que tuvo un repentino paro cardíaco después de haberse quejado de dolor abdominal. Su situación, del mismo modo que la descrita más, tuvo relación con el uso fervoroso de un dildo. Aunque los doctores controlaron la hemorragia con una endoprótesis vascular, la mujer murió a causa de sus heridas, cita textualmente la crónica.

Ver el artículo original acá.