Laura Albornoz, DC y exministra del Sernam sobre la discusión del aborto: “Creo que la causal de violación se va a caer y es terrible”

Laura Albornoz, DC y exministra del Sernam sobre la discusión del aborto: “Creo que la causal de violación se va a caer y es terrible”

Hace cinco meses que Laura Albornoz, en un acto de valentía para su sector, aceptó públicamente que se había hecho un aborto. Luego de años de plantear la despenalización en las tres causales dentro de la democracia cristiana y el gobierno, hoy ve el debate con ojos pesimistas por falta de voluntad política. Personeros de su partido, como Soledad Alvear y Gutenberg Martínez, ambos de gran influencia política, son la piedra de tope. “Este país todavía cree que todas somos iguales. Todas femeninas, todas madres”, asegura.

Laura-Albornoz_ALEJANDRO-OLIVARES Sé que mucha gente no entiende por qué no he querido compartir mi experiencia de aborto, después que lo acepté públicamente en julio pasado. Y la razón es porque creo, que en ciertas situaciones personales las mujeres, para lograr sensibilizar tenemos que victimizarnos y eso no me gusta. Permanentemente los medios de comunicación buscan llegar a la gente a partir de lo que vivió “la mamá”, como lo que sucedió hace unos días con la joven a la que le quitaron a su hijo por fumar marihuana un día antes. Además, no creo la re-victimización. Basta con decir que yo viví un aborto, una mujer católica profesante, como cualquier mujer de este país. El aborto es algo mucho más común de lo que se habla en los medios. No somos excepción ni un caso raro. No podemos jugar con los testimonios de las mujeres. Basta con que se nos crea cuando lo decimos a viva voz, eso debería ser suficiente. Me da rabia cuando a un hombre, que vivió una situación de apremio o vive una experiencia de guerra, por ejemplo, nadie le exija que abra su intimidad. Nadie trata de victimizarlo. Las mujeres somos sujetos de derecho. No nos podemos seguir ganando espacios desde la óptica de que nos pegan, que nos maltratan. Necesitamos una vida libre de violencia, de abuso, una vida donde no nos penalicen cuando nos violan. Las mujeres no se practican un aborto por deporte, no los utilizamos como método anticonceptivo. Mi experiencia fue dolorosa, pero no digo que sea el caso de todas las mujeres, si hay algunas que no lo vivieron así, está bien. De hecho, hay mujeres que ven el aborto como una liberación, porque tienen condiciones apremiantes, situaciones económicas insostenibles, en fin, hay muchas situaciones diversas. Todas las mujeres son distintas, no nos pidan que reaccionemos igual. Es ridículo pensar que todas tenemos instinto maternal, que todas queremos ser madres. Reconocer nuestras diferencias es cómo tenemos que avanzar en el ejercicio de nuestros derechos. Este país todavía cree que todas somos iguales. Todas femeninas, todas madres. El aborto es un derecho. No puede existir ninguna moral que impida debates democráticos. Es un debate en el que tienen que participar las mujeres, y es un derecho que a lo menos exige que no seamos penalizadas bajo ninguna circunstancia por la realización de un aborto, en particular en estas tres causales. Inicialmente, el debate sobre el aborto logró ser instalado porque hubo una voluntad política del Ejecutivo como nunca había existido en los gobiernos en democracia. Pero luego, ante la acción de freno que hubo de las mismas autoridades, este proyecto también resultó ser una víctima al igual que las otras reformas. El freno acá es político, no cultural. Las responsabilidades y las voluntades, son políticas. Yo veo en la Presidenta y la ministra del Sernam un fuerte impulso por aprobar esta ley, pero lo que no ha habido es el mismo nivel de compromiso de todos los parlamentarios. Acá ocurrió lo que siempre ha pasado en los temas de género. En definitiva son temas omisibles o de segunda categoría, como pasó con la ley de cuotas o cualquiera que les otorga mayores derechos a las mujeres. Es fácil avanzar en temáticas que le reconocen a las mujeres su rol reproductivo, vinculado a la maternidad o sus roles tradicionales, pero todos aquellos que supongan consolidar derechos civiles, políticos o autonomías en tus derechos sexuales, son puestos en duda por la clase política constituida mayoritariamente por hombres o por mujeres que han ascendido a los espacios políticos y que vienen de mundos tradicionales. Sé que mi partido tiene responsabilidad, especialmente los integrantes de los poderes fácticos que han trabado la discusión del aborto. Particularmente Soledad Alvear, Sergio Micco -aunque de forma más silenciosa- y ciertos sectores que los apoyan al interior del partido, pero que cada vez son menos. Que Ezzati le haya entregado a Soledad un premio por ser defensora de la vida, me tiene sin cuidado. Si Ezzati me reconoce algo, yo no me atrevería ni siquiera a jactarme de eso. La exsenadora, que por algo no fue re elegida, tiene una posición en extremo conservadora y lleva ese extremismo a un debate de poco diálogo. Y no lo digo para denostar a quien piense distinto a mí, lo hago para transparentar. Soledad Alvear ha estado encabezando la posición conservadora de ir en contra de todo lo que alguna vez defendió Frei Montalva, que en los 60 estuvo a favor de dos de las tres causales que hoy promueve el proyecto del gobierno y nos impide abrir el debate más amplio. Soy pesimista con respecto a la discusión del aborto el próximo año. Yo creo que la causal de violación se va a caer y es terrible. Para mí, de hecho, es la más justificada que todas. Yo sigo siendo DC y sigo creyendo en sus principios y apoyo el aborto en las tres causales. Es necesario que las personas sepan que las mujeres organizadas de la democracia cristiana no piensan como los conservadores que representan Soledad Alvear y Gutenberg Martínez. Uno no puede ostentar tener una vida pública bajo ciertos parámetros y en privado tener otra vida a escondidas. Hay que ser consecuente. Por eso es tan importante declararme feminista, he intentado hacer una vida consecuente con los derechos de las mujeres y aplicándolo a mi vida cotidiana. La gente me apoyó cuando salí a la luz con mi aborto. Consejeros nacionales, camaradas de base, la comisión político-técnica de la mujer del partido, todos me apoyaron. Yo soy una militante reconocida, he sido autoridad del partido, pero además porque sería el máximo de negación frente a la democracia interna, no podría ser así. Pero los conservadores callados, no se atrevieron a decirme nada.
Comentarios
Sabía ud que... COMO NO VAN A DEJAR LIBRE A LOS LADRONES SI LES DICEN “HABLE AHORA O CALLE PARA SIEMPRE”. -------------------------------- Sabía ud que... LO QUE BUSCAS ESTÁ EN TI… O DEBAJO DE LA CAMA. -------------------------------- Sabía ud que... LA CONVENCIÓN DE IMANES SE REALIZARÁ EN UN PARQUE DE ATRACCIONES. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... LOS MÁS SUPERSTICIOSOS SON LOS CARPINTEROS PORQUE ESTÁN TODO EL DÍA TOCANDO MADERA. --------------------------------