sexo YT

La escort de España, Natalia Ferrari, se sinceró y contestó todas las preguntas que sus clientes siempre le quisieron hacer y que nunca se atrevieron a realizar.

De acuerdo a la publicación de Vice.es, Natalia respondió una interrogante que dice relación con “¿Qué es lo que hace que para ti una cita con un cliente te haga sentir genial?”.

En esa línea, la escort manifestó que “lo principal es que hayamos empezado con buen pie. Para mí es muy importante saber que esa persona se ha tomado el tiempo de leer el contenido de mi web, que me escribe un mail bien redactado presentándose, que quiere quedar conmigo porque le atraigo más allá de lo físico y que hace una propuesta de cita seria. Esto hace que tenga muchas ganas de conocerlo porque demuestra respeto y cercanía”.

Agregó que “para que la cita vaya genial no tiene que haber sorpresas. Cualquier cosa que sea especial debería haberse hablado antes de que yo esté en el hotel. Si eres virgen, si buscas pasarte la hora y media chupándome los pies o si solo quieres que veamos una película, esto debería estar pactado antes. Una buena cita es aquella en la que ambos tenemos claro lo que va a suceder”.

Por su lado enfatizó que “luego es cuestión de química. Sea una relación de pago o no, para disfrutar tiene que haber respeto por los tiempos y ritmos de la otra persona, predisposición a escuchar y entender que si algo no me gusta, sea el sexo anal o que me chupen las orejas, eso no va a suceder y en ningún caso debería haber insistencia o reproches. Las mejores citas que he tenido son con personas que verdaderamente quieren que disfrutemos juntos y ponen de su parte para que eso suceda”.

“El broche final de una cita perfecta con un cliente es cuando llega la hora de acabar el encuentro según lo que tenemos previamente acordado y esto se respeta sin problemas. Nos damos un abrazo sabiendo que hemos compartido algo especial entre ambos y ninguno pretende involucrarse activamente en la vida personal del otro”. admitió.

Otro cliente le pregunto a Ferraria si las prostitutas pueden de cierta forma “tratar de enseñar a un hombre a mejorar y a hacer mejor el amor, sin que se ridiculice al hombre”.

Al respecto, la mujer contestó que “me siento muy identificada con esta pregunta porque siempre he pensado que si quisiera iniciarme en el BDSM de forma seria, contrataría a una profesional. Creo que una de las mejores formas de aprender algo es de la mano de alguien que sabe más que tú”.

Precisó que “una de las cosas más importantes para follar bien, y que a menudo ni siquiera está presente en los más experimentados, es la buena comunicación. Las prostitutas, por lo general, somos muy empáticas y nos gusta crear un contexto en donde todos estemos a gusto. La clave para conseguir esto es tener toda la información necesaria. Para asegurarte que estás con la puta adecuada, debes ser completamente sincero con tu situación y con lo que buscas desde el principio. No todas las prostitutas se sentirán cómodas con esa experiencia, y esto es totalmente respetable. Lo mejor es que lo comentes cuando te pones en contacto con ella, esto te va a ahorrar situaciones que pueden ser muy incómodas”.

“Una vez que hayas encontrada a la prostituta con la que te sientes bien, ¡habla con ella! Cuéntale cuáles son tus inquietudes y miedos, si es que tienes. Pídele que sea verbal contigo sobre lo que quiere y lo que no. Es muy importante que estés dispuesto a escucharla y que las direcciones que te de las recibas positivamente. No hay una única forma de follar que sea aplicable a todas las relaciones. Puede que con algunas parejas sexuales aprendas posturas sacadas de otro mundo, pero que no te valgan con una persona distinta. La experiencia sirve para ganar confianza y quitarse tonterías, pero lo más valioso que puedes aprender para follar maravillosamente es aprender a comunicarte”, recalcó.

Otra consulta apuntó a conocer “qué piensan las mujeres que se dedican al trabajo sexual de los hombres que recurrimos a sus servicios”.

Al respecto, Natalia sostuvo que “mi opinión sobre los hombres que consumen prostitución es muy buena, siempre que ese hombre se comporte con total respeto, comprenda cómo funciona el consentimiento, se preocupe por el bienestar y las preferencias sexuales de la prostituta y se asegure de contratar a alguien que trabaja en condiciones éticas”.

A renglón seguido afirmó que “si un hombre se comporta como un misógino con una prostituta, negocia tarifas, insiste para que ella haga cosas que no quiere, cuestiona el uso del condón, o le falta el respeto de cualquier manera por mínima que sea, pienso que ese hombre es un gilipollas. Pero no porque esté consumiendo prostitución, seguramente también sea un gilipollas con sus relaciones personales. El problema en ese caso no sería que vaya de putas, mi opinión negativa es por cómo es él”.

¿saldrían con un hombre —que no sea su cliente— que recurre a estos servicios?

Ferrari contestó que eso “dependerá de aquello que cada pareja pacte. En mi caso, solo me imagino teniendo relaciones abiertas, por lo que me parecería genial que mi pareja contratara putas si eso es lo que desea. Si se respetan los acuerdos que tenemos y él o ella se comporta como la persona decente que he descrito antes, no habría ningún problema”.

“La acción de contratar la experiencia que ofrece una puta me parece totalmente legítima, tengas pareja o no. Excepto si eres un gilipollas, en ese caso aléjate de las prostitutas y de todas las mujeres en general”, cerró.

Y segundo: Gracias.