La exfiscal venezolana Luisa Ortega, destituida por la Asamblea Nacional Constituyente de su país, y su esposo, el diputado Germán Ferrer, llegaron hoy a Bogotá procedentes de Aruba, informó Migración Colombia.

“El día de hoy en horas de la tarde ingresó al país proveniente de Aruba la señora fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, quien arribó en un vuelo privado al Aeropuerto de Bogotá”, reza un comunicado difundido por Migración.

La información añadió que ambos hicieron “su correspondiente trámite migratorio ante las autoridades colombianas”, sin precisar mayores detalles.

Luisa Ortega atribuyó la “persecución sistemática” del Gobierno de Nicolás Maduro hacia ella y personal del Ministerio Público a la investigación del caso de sobornos de la firma brasileña Odebrecht a funcionarios de la región.

“Es el mayor hecho de corrupción en la región y eso los tiene muy preocupados y angustiados porque saben que tenemos la información y el detalle de todas las operaciones y montos y personajes que se enriquecieron”, afirmó en un enlace telefónico con la Cumbre de Procuradores y Fiscales de América Latina que hoy concluye en la ciudad mexicana de Puebla.

“Esta investigación involucra al señor Nicolás Maduro y su entorno”, por lo que cualquier información que sea remitida al Ministerio Público “va a ser utilizada para fines contrarios a los previstos”, la evidencia sería destruida y la información aprovechada “para atentar contra la fuente”, advirtió.

Ortega fue una aliada del chavismo gobernante, que defendió su gestión hasta inicios de este año y ahora la acusan por las 120 muertes ocurridas en las protestas contra Maduro y la vinculan con una supuesta trama de extorsión por la que ya fue emitida una orden de captura contra su esposo, el diputado Germán Ferrer.