Una prostituta que prestaba servicios sexuales para el tirador de Las Vegas, Stephen Paddock, decidió romper el silencio sobre los deseos y placeres más ocultos del criminal que cobró 59 vidas y dejó a más de 500 heridos durante un tiroteo en un concierto de country en Estados Unidos.

Según consigna The Sun, la scort reveló que entre noviembre de 2015 y junio de 2016 atendió al sujeto 9 veces, instancias en que siempre se jactaba de ser un gran asaltante de bancos.

“No tuve nada que ver con él, pero la mala racha está en mi sangre. Yo nací malo”, le habría contado en un mensaje de texto.

En otros pasajes de su relato, la mujer lo describió como “paranoico”, obsesivo” y fiel amante de las conspiraciones.

Por su lado, soltó que cuando iba a Las Vegas sin su novia Marilou Danley, el hombre le pagaba cerca de 5 millones de pesos por cada encuentro sexual que mantenían.

“Cuando conocí a Stephen por primera vez, acababa de dejar una relación abusiva y estaba empezando todo de nuevo con nada más que la ropa que llevaba puesta. Parecía que él quería ayudar. Íbamos a los casinos juntos y él pasaba horas bebiendo y jugando. Pero cuando tenía una racha ganadora, volvíamos a la habitación y teníamos sexo agresivo y violento”, manifestó.

Por su lado, aclaró que la principal fantasía sexual de Paddock era ser parte de una violación. Es decir, tener sexo con alguien atada “mientras grita por auxilio”.

“Tenía un lado oscuro y retorcido. Pero aun así, nunca hubiera imaginado que haría algo semejante”, lamentó.