Una fuerte molestia generó en los vecinos de Santiago el paso de la Fórmula E por la capital.

¿La razón? Resulta que un camión que realizaba labores de desmontaje chocó y dañó la parte baja de la obra “Unidos en la Gloria y en la Muerte” situada en el Museo Nacional de Bellas Artes.

En ese sentido, el director nacional de dicho museo, Roberto Farriol indicó que “la Fórmula E fue algo invasivo, hemos tenido varias experiencias, algunas buenas y otras no tanto. Esto lamentablemente sucedió de modo que no me explico. Parte del montaje se hizo en la vereda y con maquinaria muy pesada”.

Añadió que “este centro histórico se ha convertido en un lugar de eventos y multi eventos, creo que quizás se ha abusado del espacio, de los elementos históricos y patrimoniales lo que hace que la vida de este barrio se altere”.

El hecho derivó en que el abogado Luis Mariano Rendón presentara una querella -con apoyo de vecinos del sector- por el daño a la obra de Ícaro y Dédalo de Rebeca Matte.

La concejala de Santiago, Rosario Carvajal, también apoyó la acción judicial, esto porque “nunca hubo diálogo” con las autoridades. “Aquí se dijo que habían existido 15 reuniones con los vecinos y eso nunca ocurrió”, manifestó.

El daño a la obra de Matte, dijo la edil, fue “la crónica de una muerte anunciada…Se ocultó información. Todo lo que los vecinos y desde la concejalía recibimos fue a través de transparencia y otras documentaciones que yo me conseguí con la administración municipal; pero la verdad es que aquí no hubo ningún proceso de transparencia ni participativo, todo nos informamos por las redes y los medios de comunicación”.

Rendón, en tanto, disparó que “no creemos que tenga que intervenirse el centro de la ciudad para hacer este tipo de competición y, la verdad, es que no le encontramos ningún sentido que ocurra”.

Desde su esquina, el coordinador local de la Fórmula E, Manuel Paredes, defendió en Radio Bíobío que “esto ocurrió fuera del evento, por una empresa externa”.

Pese a ello, admitió que “tendremos que asumir lo que tengamos que asumir”.

“Nosotros nos pusimos en contacto con la dirección del Museo, lamentamos la situación, tendremos que asumir y estamos realizando una investigación interna para saber qué hacía la grúa en ese lugar”, sentenció.

La Coordinadora de Espacios Públicos de la Muni de Santiago, Bernardita Lorenzini, destacó los beneficios de un evento así en el país, aunque rechazó la forma en que se impuso el trazado por la comuna.

“No tuvimos alternativas porque estaba absolutamente zanjado, así se nos entregaron los documentos, así participamos en las últimas reuniones a donde fuimos llamados, no había manera de buscar trazados alternativos porque esto era algo que ya estaba cerrado”, arremetió.

Sostuvo también que “nos enteramos por documentos a partir de la segunda semana de diciembre siendo que esos documentos fueron firmados en julio”.