Este sábado, el diario La Cuarta informó sobre el escenario judicial que enfrenta el relator Alberto Jesús López, popularmente conocido como el “Trovador del gol”, luego de que su pareja Rossana Sánchez lo demandara por pensión alimenticia impaga y lo denunciara por violencia intrafamiliar.

En la publicación del medio, el abogado defensor de López, Rodrigo Moya, expone que su representado “efectivamente mantiene dos procesos vigentes”, pero que en relación a la denuncia por violencia intrafamiliar, “el Ministerio Público a través de la Fiscalía Centro Norte inició una investigación preliminar (…) pero quiero aclarar que a la fecha Alberto ni siquiera ha sido formalizado”.

Ante estos hechos, The Clinic se contactó con la cónyuge del periodista para obtener su versión, quien ya se había descargado por Twitter durante la jornada: “No me sorprende para nada la victimización y el descaro de Alberto pues lo conozco perfectamente y lamento que siga ejerciendo maltrato con estas declaraciones por el hecho de ser una persona pública”.

En conversación con este medio, Sánchez dice que hasta este momento nunca se refirió públicamente a lo que vivió con el relator para “no afectar su trabajo” -cabe destacar que la situación se dio a conocer por decisión de López y Moya-, pero que lo que le ocurrió a comienzos de este año fue suficiente para acudir a tribunales por segunda vez, luego de denunciarlo en 2012 por el mismo motivo.

“Lo que él me hizo en esa ocasión fue muy grave, tanto para mí como para mi hijo, porque él también fue víctima de lo que ocurrió. Por eso después de 15 días tuve el valor de ir al Juzgado de Familia para contar lo que estaba viviendo nuevamente, porque lamentablemente desde que he estado con esta persona ha ejercido todo tipo de violencia contra mí”, dice Sánchez, quien prefiere no aportar mayores detalles del episodio debido a que se encuentra bajo investigación de Fiscalía. Sin perjuicio de esto, comenta que “las cosas que denuncié fueron hechos muy graves, donde hubo marcas en mi cuerpo” producto de la situación.

Según se consigna en el artículo de La Cuarta, “en un informe de Cesfam (Centros de Salud Familiar) a la paraguaya elaborado hace algunos meses (sic), se estableció que, en relación a su hijo, ha experimentado una ‘crianza permisiva’ y que usa la violencia ‘como estrategia de regulación conductual'”.

Respecto a esto, Sánchez dice que “como esto pasó al Juzgado, y vieron que estaba afectado mi hijo y yo, nos mandaron a revisión sicológica. La sicóloga nos preguntó cosas y yo le comenté que en ocasiones le había tirado el pelo o pegado en el trasero a mi hijo, cuando él se portaba muy mal. Yo siempre estuve diciendo la verdad, en cambio Alberto en ningún momento dijo la verdad, negó todo hecho de violencia contra mí y contra su hijo”.

“Pero acá hay una declaración que falta, que es la declaración de mi hijo, porque él hizo comentarios muy fuertes acerca de lo que vivió con su papá y de lo que fue testigo. Entonces, en la nota sale una información que me deja mal a mí, como que yo ejercí violencia siendo que no es así, mientras él sale negando todo hecho. Pero ese informe está, lo tengo yo y el Juzgado”, complementa Sánchez, quien aprovecha de aclarar que, al contrario de como se señala en la nota, “el juez dictaminó que el que tenía que ir al siquiatra era él. A mí y a mi hijo nos sugirieron ir al sicólogo”.

“A todo esto, mi hijo todavía no tiene hora porque el trabajo que tienen que hacer con él ya es de restauración, porque sicológicamente le ha afectado muchísimo todo esto. Él era testigo presencial y la persona que me defendía”, apunta Sánchez.

La también estudiante de periodismo afirma que se encuentra “esperando el 6 de septiembre porque ese día es la audiencia sobre alimentos, porque la primera que fue el 8 de agosto él solicitó las visitas a mi hijo, cosa que le otorgaron, porque encontraron pertinente que el niño viera a su papá después de siete meses, tiempo durante el cual lo llamó muy poco, una o dos veces al mes. Incluso en su cumpleaños no le llamó”.

Finalmente, Sánchez dice que su pareja -cuyo cese de convivencia se encuentra bajo tramitación- es muy distinta a cómo se muestra públicamente. “Para mí el ‘Trovador’ es un personaje, yo me casé con Alberto y es una persona muy violenta”, concluye.