El Gobierno francés defendió hoy la independencia del organismo que concedió el estatus de refugiado al exguerrillero chileno Ricardo Palma Salamanca y evitó pronunciarse sobre la solicitud de extradición formulada por Chile.

“El Ministerio de Asuntos Exteriores no comenta los procedimientos en curso”, indicó en rueda de prensa un portavoz de esa cartera.

Recordó que la Oficina para la Protección de Refugiados (OFPRA) de Francia decidió “con total independencia y en el marco de la ley francesa” conceder el pasado viernes a Palma Salamanca el estatuto de refugiado.

El exintegrante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) fue condenado en Chile a cadena perpetua por terrorismo y está prófugo desde 1996.

Palma Salamanca fue sentenciado en su país como autor, en 1991, del homicidio del senador derechista Jaime Guzmán, fundador del partido derechista Unión Demócrata Independiente (UDI), y del secuestro de Cristián Edwards, hijo del propietario del diario “El Mercurio”.

El Gobierno chileno había solicitado a las autoridades francesas su extradición, pero el proceso fue aplazado por el Tribunal de Apelación de París, entre otros motivos, para esperar el desenlace de la demanda de asilo presentado por su defensa.

El Gobierno de Chile expresó ayer su “preocupación” por la decisión adoptada por la OFPRA y reafirmó “la importancia de continuar con el proceso de extradición”, a pesar de la concesión del asilo.

El portavoz oficial francés destacó hoy que las relaciones entre Francia y Chile son “de una gran riqueza, en concreto a nivel económico y científico”, y recordó que los respectivos presidentes, Emmanuel Macron y Sebastián Piñera, subrayaron el pasado 8 de octubre en París su voluntad de fortalecerlas.