El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, alertó este jueves sobre la divulgación de falsos datos sobre la deforestación del Amazonas, al parecer de mala fe por funcionarios públicos con intereses políticos, con la intención de perjudicar tanto Brasil como su Gobierno.

“Una noticia de esas provoca un daño muy grande para Brasil. Parece que no fue culpa de la prensa sino de alguien dentro del INPE (Instituto Nacional de Investigación Espacial, órgano que mide la deforestación del Amazonas). Parece que divulgaron esos datos de mala fe para perjudicar el Gobierno y desgastar la imagen de Brasil”, aseguró el líder ultraderechista.

La alerta fue hecha en una rueda de prensa en la que el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, divulgó un estudio según el cual las últimas informaciones sobre deforestación en el Amazonas anunciadas por el INPE contienen graves errores de medición por incluir áreas que ya habían sido devastadas meses atrás o áreas que fueron contabilizadas dos veces por sobreposición de imágenes.

Salles dijo que el aumento de las cifras en junio fue interpretado por “periodistas, técnicos y los llamados expertos” para producir “impacto en los medios”. Ricardo Galvão, director del INPE, reconoció que si bien la alerta no puede confirmarse como deforestación real, las señales emitidas por un programa (Deter) son confirmadas por otro Prodes. “Los sistemas son diferentes. Es como si uno mirara con una cámara más ancha y el otro enfocara más. Pero hay una correlación de alrededor del 82%”, agregó.