Vetos, política, cocaína y juegos de azar: Las ocho historias de Michael Jordan que dejó The Last Dance

Foto: Netflix

Vetos, política, cocaína y juegos de azar: Las ocho historias de Michael Jordan que dejó The Last Dance

La serie documental emitida por Netflix promedia casi seis millones de viewers en sus primeros seis capítulos y ha vuelto a ventilar anécdotas -algunas más polémicas que otras- sobre el máximo ídolo del básquetbol mundial.

Ganó seis títulos con los Chicago Bulls; fue 10 veces el máximo anotador de la NBA; obtuvo 5 MVP de temporada y 6 MVP de finales; en 10 ocasiones fue nominado al mejor equipo de la NBA; medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona ’92. Los números de Michael Jordan hablan por sí solos, al punto que los expertos lo catapultan como el mejor basquetbolista de todos los tiempos.

Sin embargo, la intimidad, los miedos, los conflictos y el lado más humano del máximo ídolo del baloncesto han quedado al desnudo con la serie documental de ESPN y Netflix sobre la última temporada de los Chicago Bulls: The Last Dance. Revisa ocho historias que recopilamos en The Clinic que se han tratado en los primeros seis capítulos.

EL VETO A ISIAH THOMAS EN EL DREAM TEAM

Tras dos finales de conferencia perdidas ante Detroit Pistons, Chicago Bulls finalmente obtuvo su revancha en la temporada 1990-1991 y lograron ser campeones por primera vez. Sin embargo, pese a que ya han pasado 29 años, hay heridas que aún no cicatrizan, tal como la enemistad de Jordan con el base de los míticos Bad Boys, Isiah Thomas.

En aquella final que perdieron los Pistons, Zeke instó a su equipo a retirarse antes de que terminara el tiempo reglamentario sin felicitar a los Bulls. En The Last Dance, a Jordan le muestran imágenes de Thomas dando explicaciones de lo que sucedió. Sin embargo, advierte: “Eso es basura, me da igual lo que me pongas, no hay forma de convencerme de que él era un imbécil”.

Jordan incluso reconoce que hasta el día de hoy odia a los jugadores de ese equipo. En otro capítulo, se retoma dicha enemistad y se plantea un tema que siempre ha sido un secreto a voces: Isiah Thomas fue vetado en el Dream Team que disputó los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

En The Last Dance, Jordan es consultado por su marginación. El escolta no esconde la enemistad entre ambos, pero responde: “Respeto el talento de Isiah Thomas. Para mí, el mejor base de todos los tiempos es Magic Johnson, y justo detrás de él está Isiah Thomas. No importa cuánto lo odie, respeto su juego (…) Si me lo quieren atribuir a mí (el veto) no tengo problema, pero yo no fui el que tomó esa decisión”.

LOS REPUBLICANOS TAMBIÉN COMPRAN ZAPATILLAS

Una de las facetas más políticas de Michael Jordan quedó al descubierto en las elecciones de 1989, cuando en Carolina del Sur se postuló el afroamericano Harvey Gantt para senador de Estados Unidos, frente al republicano Jesse Helms, conocido por sus comentarios racistas.

En The Last Dance, se confirma que Jordan decidió no apoyar públicamente a Gantt. “Mi madre me pidió que hablara en favor de Harvey, y le dije, ‘mamá, no voy a hablar de alguien que no conozco, pero enviaré una contribución a su campaña'”, relata el ex jugador.

Sin embargo, en la época causó polémica cuando se filtró una frase de Jordan sobre las elecciones: “Los republicanos también compran zapatillas”. En el documental, explica que “no hay que corregir la frase porque la dije, pero en broma. Fue en el bus, con Horace Grant y Scottie Pippen, y se sacó totalmente de contexto”.

Gantt perdió las elecciones por apenas 100 mil votos y Jordan no se pudo sacar el peso de encima. En The Last Dance incluso lo comparan con Muhammad Ali. “Alabo a Ali por apoyar esas causas, pero yo nunca me vi a mí mismo como un activista. Me veía como un jugador de baloncesto, no como un político. Yo practicaba mi deporte y ya está. ¿Era egoísta? Puede ser”, se excusa Jordan.

Harvey Gantt. Foto: Gantt Center

UN CIRCO DE COCAÍNA, MARIHUANA Y MUJERES

Cuando Michael Jordan aterrizó en los Bulls en 1984, el conjunto de Chicago era uno de los peores de la liga. Durante la pretemporada, el joven rookie fue a buscar a sus compañeros en el hotel. Golpeó todas las puertas hasta que llegó donde había ruido.

“Abrieron la puerta y prácticamente todo el equipo estaba ahí, haciendo cosas que yo nunca había visto en mi vida. Tenían rayas de cocaína por todos lados, pipas de marihuana, mujeres… Era un circo”, cuenta MJ.

En ese momento, el joven escolta decidió irse. “Si alguien aparecía en esa habitación en ese momento yo sería igual de culpable que el resto de personas en esa habitación. Aparecían artículos que decían que los Bulls eran un circo de cocaína. A partir de entonces estaba solo”.

Sobre el consumo de drogas, Jordan aclara que “no iba a clubes, no fumaba, no me metía cocaína y en ese momento tampoco bebía. Solo buscaba descansar un poco y estar bien para jugar al baloncesto”.

Michael Jordan en su primera temporada con los Bulls. Captura: The Last Dance

DEJÓ BOTADO A BUSH PARA JUGAR GOLF CON UN TRAFICANTE

Pasó como una anécdota, pero escondía algo más grave. En 1991, tras conquistar el título ante Los Angeles Lakers, los Chicago Bulls fueron invitados a la Casa Blanca donde George Bush padre los iba a recibir. Sin embargo, Michael Jordan no asistió.

En un primer minuto, se dijo que tenía programadas unas vacaciones familiares. Sin embargo, con el tiempo se descubrió que ese día estaba jugando golf en Carolina del Sur con James “Slim” Bouler, conocido narcotraficante y estafador, quien años después sería condenado por lavado de dinero.

Al ser detenido, Bouler portaba un cheque por 57 mil dólares firmado por Michael Jordan. En The Last Dance, se recuerda que primero se dijo que era un préstamo, pero el propio ex jugador lo desmiente y relata que era el pago de una apuesta que perdió jugando al golf con él.

James Bouler. Captura: The Last Dance

SU VERSIÓN SOBRE LA LUDOPATÍA

En The Last Dance, Michael Jordan también abordó una de sus facetas más controvertidas de la época: su supuesta afición al juego y a las apuestas, sobre todo luego de que lo vieran en un casino de Atlantic City tras dos derrotas consecutivas contra los New York Knicks en 1993.

“Nunca apostaba a nada, solo a mí mismo en el golf. Siempre me gustó jugar al blackjack, pero eso no estaba prohibido. La NBA, en su momento, contactó conmigo para hacerme unas preguntas sobre esto, y todo quedó ahí”, relata.

En el documental, también habla el comisionado de la NBA, Davis Stern, quien resalta que Jordan “apostaba cantidades inalcanzables para la mayoría, pero solo en el golf. Nunca vimos señales de que pudiera ser un problema para él”.

JORDAN RULES, EL LIBRO DE LA POLÉMICA

En 1992, el periodista del Chicago Tribune, Sam Smith, publicó el libro “Jordan Rules” que sigue el camino de Michael Jordan desde la segunda final de conferencia perdida ante los Bad Boys de Detroit Piston hasta que consigue el título el año siguiente.

El texto muestra al astro casi como un tirano con sus compañeros y revela que el camarín se había convertido en un infierno. En el documental, Jordan apunta al ala-pívot, Horace Grant, como uno de los principales filtradores de información, pero él lo niega. En la época, el segundo entrenador de los Bulls, Johnny Bach, fue despedido como sospechoso de la filtración, pero nunca se confirmó.

LAS FOGOSAS VACACIONES DE RODMAN

Considerado uno de los mejores reboteadores de la historia, Dennis Rodman siempre fue conocido por su apariencia estrafalaria: piercings, tatuajes y extravagantes teñidas de pelo. Pero también por sus locuras.

En una de las anécdotas más jocosas del documental, el ala-pívot recuerda cuando le solicitó al entrenador Phil Jackson tomarse unas vacaciones en Las Vegas en medio de la temporada, justo cuando Scottie Pippen regresaba al equipo tras una lesión.

Jordan relata que decidieron que se tomara 48 horas. Rodman partió al estado de Nevada, donde vivió dos noches muy intensas de festejos y celebración. Sin embargo, el día que tenía que presentarse al entrenamiento no llegó. Jordan lo fue a buscar a su habitación, donde lo sorprendió con Carmen Electra, quien era su novia en ese tiempo. “Tenía que sacarlo de la cama, no voy a decir que tenía o quién estaba”, cuenta el propio Jordan.

LOS PIES SANGRANDO EN EL ENTRETIEMPO

Michael Jordan jugó su último partido de temporada en un recinto que es considerado “la Meca” del básquetbol: el Madison Square Garden de Nueva York.

Para dicha ocasión, el escolta decidió utilizar el mítico primer modelo de las zapatillas Nike Air para hacer el calentamiento. Sin embargo, atrajo tanto la atención del público, que decidió jugar con ellas. ¿El problema? Le quedaban chicas, habían pasado 14 años desde que no las usaba.

Durante el entretiempo se las quitó en el camarín y se dio cuenta que sus pies le sangraban. “Estaba jugando bien y no me las quise quitar”, confiesa Jordan en el documental. En dicho partido, encabezó una nueva victoria de los Bulls por 89 a 102, y anotó 42 puntos en los 43 minutos que estuvo en cancha.

Comentarios
Sabía ud que... CUANDO HANNIBAL LECTER LEE UN LIBRO DE COCINA, PARTE POR EL ÍNDICE. -------------------------------- Sabía ud que... LA CONVENCIÓN DE IMANES SE REALIZARÁ EN UN PARQUE DE ATRACCIONES. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... HAY PERSONAS TAN MALÉFICAS QUE SON EL SEXO DEVIL. -------------------------------- Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. --------------------------------